Seguidores

martes, 31 de julio de 2012

Monigote

Imagen de Google


La mayor parte de mi vida transcurre en la oscuridad, vivo dentro de una caja. A veces me sacan y durante un tiempo indefinido me hacen actuar, después vuelven a guardarme y la cierran.
He intentado desatarme, quiero huir, pero me enredo en los hilos que me mantienen aprisionado. A veces consigo deshacer el nudo de la cuerda que me inmoviliza la mano pero nunca puedo soltar el resto de los que sujetan partes de mi cuerpo.
Mi cabeza se bambolea, empieza de nuevo la función, no deseo bailar al son que me marcan. Mirar hacia arriba  me aterra, soy incapaz de aceptar la aparición de esa mano que mueve los hilos.
No quiero creer lo que soy.

martes, 24 de julio de 2012

Punto de apoyo

Imagen de Google



No, señor juez, no pienso declararme culpable. No lo soy,  hice lo que mi conciencia me dictaba.
Sí, sí tengo algo que alegar y me gustaría contarlo y que me atendieran con cuidado. Ahora sé que llegué hasta aquel camino por un motivo: escuchar la desesperación de aquel hombre. Y la escuché, ¡vaya si la escuché…! Lloraba como un niño, ¡no!, como un animal herido. Lo que vi fue un tipo estrujando una gruesa cuerda, apoyado en el tronco del único árbol de aquel secarral. Ya no quería vivir, ignoraba como seguir y no le quedaban fuerzas.
¿Qué debía hacer yo? Solo fui el punto de apoyo, nada más. Eso no es un crimen ¿verdad?

martes, 17 de julio de 2012

Mi abuela

Imagen de Google


Mi abuela tenía la rara habilidad de apaciguar los ánimos exaltados. A veces la escuchaba mediar con humor en las rencillas que se creaban y otras tan solo cabeceaba dando a entender que estaba prestando atención, con eso bastaba para que todo volviese a su cauce.
Era una mujer muy tranquila, aunque la buscaran en la noche no se alteraba, les hacia ver que ella tenía derecho a dormir y que debían esperar a la mañana. Mi abuelo no llevaba muy bien ese continuo asalto a su intimidad y por mucho que su mujer le explicara que nada podía hacer para impedirles entrar en la habitación, no conseguía evitar los constantes rezongos del hombre.
Hace años que ambos murieron, pero la abuela aún me ayuda de vez en cuando a poner paz entre los difuntos que cada día me visitan.

martes, 10 de julio de 2012

Hay algo





Hay algo en la oscuridad y se mueve. Lo sé, igual que conozco el motivo por el que estoy aquí. Mi espíritu ha quedado varado en este lugar deshabitado, lleno de sufrimiento y dolor.
Buscaba la nada, hundirme en el no ser, creí que el término de la vida era el fin de todo, no tenía previsto existir anclada en este lugar donde solo habitan los susurros y los fantasmas de todos los que antes fueron.
No puedo verlos pero los oigo, soy incapaz de atraparlos pero los siento pasar a mi lado, me recuerdan que están cerca, que me impedirán encontrar la salida. Me susurran que esto es el precio que hay que pagar por la decisión que tomé.
Hay algo en la oscuridad y se mueve, ya está cerca y no hay nada que yo pueda hacer.

martes, 3 de julio de 2012

Ser viento

Imagen del blog: Esta noche te cuento



Una noche el viento entró en su habitación, se introdujo en su sueño y la invitó a vivir una aventura.
Fue muy atemorizador notar como su ser abandonaba aquel cuerpo que durante tanto tiempo la había albergado. Lo contempló unos segundos a la clara luz de la luna pero el ansia de partir la hizo volar.
Su siguiente parada fue dentro de un caracol, aprendió lo enorme y terrorífica que una hoja puede llegar a ser, durante horas estuvo paralizada decidiendo que camino tomar si derecha o a izquierda, se aburrió.
La ventolera vino a rescatarla, ¡vamos, vamos! le dijo, sal de ahí. Sin dificultad saltó hacia un rebeco, fue como una borrachera,  todos los olores del bosque la asaltaron, su vista alcanzaba distancias tan extraordinarias que parecía llegar hasta el otro lado del mundo y su oído… descubrió como suenan los arroyos al bajar entre las rocas, como baila la hierba bajo la alegría del aire, y como susurran las flores al compás de ese baile.
Fue su último salto, no volvería a casa, el viaje la había cambiado, desde entonces vive feliz y completa entre los pliegues del viento.


Con este micro he participado en la convocatoria del blog: Esta noche te cuento del mes de Junio, el tema era: Cambió como el viento. 
 
Podéis leer todos los micros que han participado pinchando aquí.