Seguidores

domingo, 13 de febrero de 2011

Diálogos delirantes

Este es un divertimento que surgió cuando me pidieron que escribiera sobre un objeto inanimado.



—Está claro, esta forma de encontrarnos tiene que acabar, no puede ser, he dejado de dormir para encontrarme contigo, eres una adicción y un tormento.
—A mí no me lo digas, yo no te llamo, paso el día tranquilamente en mi cajón y no me meto con nadie; mi cometido es muy simple, esperar a que tú decidas cuando y como emplearme. No tengo voz ni voto en esta historia.
—¡Ah, no! No me vengas con esas, sabes perfectamente que ese inmaculado cuerpo tuyo me incita, y no tengo más remedio que empezar a llenarte de palabras; esas  qué me hacen sufrir, qué nunca están como yo quisiera y luego al nombrarlas no suenan como espero. Me tienes enganchada a ti y aunque algunos días piense en olvidarte, inevitablemente vuelvo a tu morada y como una autómata mis manos te toman y vuelta a empezar.
—Tal y como te expresas parece que siempre estuviéramos juntas, pero no me engañas, me has sido infiel. Te he visto como miras también a esa pantalla en blanco, de la misma manera que a mí, no, no es cierto, con más pasión. Tus dedos vuelan y aporrean con vehemencia el teclado, te aíslas de tal manera que nada ni nadie existen para ti.
—Eso no es cierto, ¿cómo puedes pensarlo?, tú has recibido la idea, que luego trasladaré “a esa pantalla”, eres la primera que acoge el mensaje, dueña del tema que crearé. ¿Cómo puedes reprocharme eso?
—Yo no te reprocho nada, tan solo pongo las cosas en su sitio y la realidad es esa, aunque tú no lo quieras ver. No me acuses a mi de tus tormentos y tus neuras, porque yo no soy la causante, sólo soy un instrumento.
—¡Está bien, dejémoslos!, esta conversación es absurda; al fin y al cabo soy la autora, yo te he dado la voz, y ahora mismo encuentro que es estúpido estar hablando con un  folio en blanco.
—Tú sabrás, como comprenderás soy un objeto inanimado, sin vida, pero sé muy bien como te pones cuando quieres escribir, ¡inaguantable!; tu mente no para, vas pergeñando una idea tras otra y ninguna te parece bien, es como si ya no existiera nada más importante en el mundo.
—¡Basta ya!, me he equivocado de parada en el metro, luego me ha sucedido lo mismo en el bus, todo por ir hablando mentalmente con una hoja de papel. Creo que no estoy loca, pero tampoco me siento totalmente cuerda, definitivamente está relación tiene que acabar.
—¡A mí no me mires!, recurre a un psiquiatra o deja de inventar historias; tú veras lo que haces. Como bien dices has creado esta conversación, por tanto tienes el poder para acabarla cuando quieras, si no sabes salir de este diálogo de besugos, quizás deberías plantearte que eres incapaz de describir lo importante que soy para ti.
—¡Basta ya! ¡Ahí te quedas!, qué otro te dé utilidad, para mí esta historia ha terminado. ¡Adiós!
—¡Adiós!, ya volverás...
—¿Qué has dicho?
—Nada, nada... no he dicho nada.


28 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Madame, lo que me ha hecho reir este delicioso relato suyo. La imaginaba confundiendose de parada mientras se peleaba con un folio de papel.
Pero no sabe cómo la comprendo!
La mayoría de mis despistes tienen que ver con esos papeles que deseo llenar :)

El papel tenía razón: usted volverá.

Buenas noches

Bisous

Elysa dijo...

Madame Minuet
Como siempre un placer verla por aquí. Es una alegría para mí si este relato la ha hecho reír.

Buenas noches
Bisous.

L.P dijo...

Ely, el título le va divinamente.

Qué diálogo, no podía parar de leer!!

Muy bueno.

Abrazos de los grandes
L;)

Elysa dijo...

Loli hay veces que los de casa me encuentran así, discutiendo con la página en blanco, ya me han dejado por imposible.
Besotes.

Katy dijo...

Que original historia. Ciertamente a verces los objetos inanimados tuvieran alma, al menos sustituyen muchas veces el divan del psiquiatra, sobre todo el papel.
Un beso

Elysa dijo...

Es cierto Katy, y encima resulta un remedio más económico.

Un beso.

Torcuato dijo...

Bueno, por lo menos de las conversaciones con la hoja en blanco se pueden sacar cuentos originales como este.
Besos, Elysa

Elysa dijo...

Verdad qué sí, Torcuato. Mientras no me pongan la camisa de fuerza.

Besos

barbaria dijo...

Muy buena la historia.
Sí, seguro que volverás...

maria oliver dijo...

jajaja, gracias a Dios los objetos inanimados sólo se expresan en alto en historias imaginarias... por favor, qué caos podría organizarse en mi casa si todos y todo tuviéramos voz y voto... jajajaja
me ha encantado!
un beso

Elysa dijo...

barbaria
Lo que no sabemos es en qué estado volveré. jajaja

Elysa dijo...

maria oliver

Te imaginas en las celebraciones familiares, la qué se podría liar. Tú lo has dicho un caos.
Un beso

don vito andolina dijo...

Hola bello blog,preciosas entradas,si te gusta la palabra en el tiempo, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen martes, besos encantados..

manuespada dijo...

MUY original, este tipo de ejercicios están muy bien para desarrollar la imaginación, y veo que a ti te sobra.

TORO SALVAJE dijo...

Eres muy ingeniosa.
Lo has bordado.

Saludos.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Ojalál mi libreta me hablara ... pero hace ya unos meses que se ha quedado en blanco ...

Excelente, Ely.

Un abrazo,

Dorothy dijo...

¡Qué alegría! No soy la única que de vez en cuando le grito a la pantalla del oredenador y me enfurruño con la libreta... Qué peso me quitas de encima con este maravilloso y delirante cuento.

Reyes dijo...

jajajaja
es verdad ya volverás....

besos

José Luis dijo...

Hola Elysa, creo que has clavado una sensación que tiene todo aquel que se exige gustar y gustarse en lo que quiera contar. El puto espacio en blanco... tan cabrón y tan inspirador... no tiene termino medio.
besucos

Carmen dijo...

jajaja. Precioso, Elysa!! Yo no escribo, bueno ya no, pero podría reprocharle lo mismo a alguno de mis libros que me atraen con sus historias...
Un besazo,

Elysa dijo...

don vito andolina

Gracias por tus palabras.

Elysa dijo...

Manuespada

Gracias por pasar y dejar tu comentario.

Elysa dijo...

Toro salvaje

Gracias por la visita.

Elysa dijo...

Pedroooooooo!

Cuantao me alegra verte por aquí, tu libreta no se ha quedado en blanco, sólo necesitas tiempo y eso es un bien escaso me parece.

Besos

Elysa dijo...

Dorothy:

Ya ves, no no eres la única, creo que somos unos cuantos locos peleando con la pantalla o con el folio

Besos.

Elysa dijo...

Reyes

Sí, Reyes, volveré, volveré...

Besos.

Elysa dijo...

José Luis

gracias por tus palabras, y por pasar por aquí.

Elysa dijo...

Carmen

Se agradece tu visita, sé que estás muy ocupada.

Besotes.