Seguidores

lunes, 29 de agosto de 2011

En el espejo

                                                          Imagen de Google



Sé que estoy soñando, lo sé, pero tengo miedo; desde que mi madrastra me regaló este espejo mis noches se han vuelto una pesadilla. Yo no lo quería en mi habitación, pero ella insistió, ver el gesto de tristeza en el rostro de mi padre me llevó a ceder, no sería yo la que rompiera la frágil armonía familiar.
Decidió incluso la ubicación, en la cabecera de mi cama. Las primeras noches me despertaron las voces, una cacofonía sibilina que erizaba el vello de todo mi cuerpo. Lo peor vino después cuando extrañas sombras se arrastraban desde su oscuro reflejo y rondaban alrededor de mi lecho; el terror colapsaba mis músculos impidiéndome la huida.
Sé que estoy soñando, lo sé, pero estos siete enanos que han cargado conmigo hasta el interior del espejo, me aterrorizan. Que me miren fijamente a través de la urna de cristal donde me han colocado hiela mi sangre, agarrota el grito que quiere escapar de mi garganta.
¡Quiero despertarme!

45 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Qué bueno!!!
Hiela la sangre.
Maldita madrastra.

Besos.

Gala dijo...

Una buena versión de la inocente blancanieves... tal vez eso es lo que pensaba mientras permanecia como en el cuento dormida...
O tal vez es un nuevo final... podriamos cambiar el cuento!!
Pero que no se entere Disney!

Besitos Elysa.

Nerim dijo...

Las pesadillas a veces son horripilantes y más si vienen reflejadas en un espejo por la perversa madrastra.

Excelente tu escrito me ha encantado.

Un abrazo

Katy dijo...

Imaginar que lo que sentiría Blancanieves dentro de la urna es francamente original. "No es oro todo lo que reluce", ni tan siquiera en los cuentos. Seguramente le daba igual que apareciera el príncipe de sus sueños. Peor era su pesadilla. ¡Genial!
Bss

Adivín Serafín dijo...

Para que te fíes de los enanos.

Blogsaludos

Raul a q dijo...

¡Despierta, Ely! ¡Despierta! Que miedito da este micro.
Por cierto, en la foto solo veo 6 enanos. ¿Dónde has escondido al que falta?
Un abrazo.

ESPERANZA dijo...

Interesante la otra cara del cuento. ¿Y si Blancanieves se sintió realmente así? ¡espeluznante!

Buen micro.

Abrazos.

L.P dijo...

Al leer me he acordado de una pesadilla que tuve anoche y parecía, tan real...
Cada vez escribes mejor, amiga.

Millones de besos
L;)

Ximens dijo...

Saber ponerse en la piel de otro es un arte que no todos los escritores son capaces de hacer. Aquí te metes en Blancanieves y nos transportas a su interior. Nunca hubiera imaginado que mientras dormía sufriera, no soy escritor. Me descubro ante usted, Doña Elisa, que grande eres jodia.

Emilio Manuel dijo...

Un relato terrorífico.

Llevo unos días leyendo versiones, de cuentos de mi infancia que me están fascinando.

Un abrazo.

Una que yo me sé dijo...

A mí los siete enanitos siempre me dieron mal rollo. De la madrastra ni hablamos XD

Besos Eliwapa.

Rosa dijo...

La eterna pregunta ¿Qué pasa a otro lado del espejo?
Tu la has respondido de una manera escalofriante. Enhorabuena Ely!!!

Besos desde el aire

MJ dijo...

Vale, la madrastra perversa compinchada con los enanitos, pero pronto llegará el príncipe Epicnirp, la rescatará y serán felices :-)
Otra vuelta de tuerca del clásico. Estupendo, Elysa.

Besotes.

Karras dijo...

Jolin esta nueva versión cambia radicalmente el concepto infantil del cuento. Pero aún así me ha gustado. Un beso

Luisa Hurtado González dijo...

Una excelente versión del famoso cuento. Muy buena, si, señor.
Un beso... para que se rompa el encantamiento quizás y despiertes

Patricia Nasello dijo...

Extraordinaria reescritura del clásico infantil.
Aplausos, Elysa

Zamarat dijo...

O sea, que los enanos no eran tan angelicales como parecían...Humm...interesante punto de vista!
Abrazo!

mariajesusparadela dijo...

El relato y la imagen: geniales.

Laura Uve dijo...

Ayss ... qué miedo!! La verdad nunca me gustaron las caras de los enanos. La madrastra ejerce como tal, yo tuve una abuelastra... no le quitaré hierro al mito.

Has logrado helarme la sangre.

Un abrazo!!

Madame Minuet dijo...

Pues anda, que como al final no sea un sueño, pobre chica.
Yo de esa madrastra me espero cualquier cosa!

Buenas noches, madame

Bisous

Raquel dijo...

Una versión diferente... Muy bueno, Ely.
Un beso!!!

Sara Lew dijo...

Guauuu! Me ha puesto los pelos de punta. Qué bueno, Elysa. Una versión de Blancanieves no apta para contar antes de ir a dormir...
Un abrazo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Siempre estuve convencido de que Blancanieves era un estorbo para las actividades de los felices - aunque solitarios - enanitos.

Me gusta más tu versión.

¡Que güena eres!

Bicos

maria oliver dijo...

buenoooo, tengo un espejo antiquísimo en mi habitación y después de leer esto creo que pasaré de espaldas ante él, jajajaja

un besazo!

M. dijo...

Buenísimo!!!!!!
Me ha encantado tu blancanieves.
Me queda la duda de qué fue primero: Sila imagen o el relato.
Un abrazo desde Barcelona.

Ana Pepinillo dijo...

Jo vaya, que angustia para leerlo por la noche! haberme avisado!!!

mercedespinto dijo...

Sé de una manera con la que terminar con la pesadilla, o dos, mejor dicho: o una pedrada al espejo o a la madrastra.
Ameno y ocurrente texto. Felicidades.

Eva dijo...

Sencillamente no voy a poner ningun espejo en mi habitación. Los enanitos se alian con la madrastra y el cuento pasa a parecer más real.

Reyes dijo...

Sí, es inquietante ; los enanos de Blancanieves nunca me cayeron del todo bien .
Y ahora esto.
besos Ely.

Nicolás Jarque dijo...

Elysa ahora con la edad prefiero esta versión del cuento que la original. Bueno la tuya también lo es, sin duda.
Me ha gustado mucho, un besset.

Zaraceno dijo...

y cuando despertó...la pesadilla aún estaba ahí en forma de enanos y madrastra.
Felicidades Elysa.

Susana Camps dijo...

Una prosa precisa y bella, con frases memorables, para componer un escenario tan terrorífico como distorsionado... ¡Qué versión valiente y eficaz! Me parece muy imaginativa y, desde luego, espeluznante. Enhorabuena.

Elèna Casero dijo...

Qué buena versión del cuento de Blancanieves. Muy buena.

Isa Merino dijo...

Buenísimo, Ely. Cómo has conseguido un relato de terror en tan poco espacio? Me quito el sombrero, amiga.

Un beso
Isa

bichoraro dijo...

Esta Blancanieves me parece mucho mas interesante que la de toda la vida, por cierto el relato del parking me ha encantado.
Un abrazo vecina,ya estoy de vuelta a ver si quedamos a por otro cafetito.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Pero dónde están los pajaritos que siempre cantan en ese cuento y los cervatillos... ufff, seguro que se los han comido los putos enanos!!! ja, ja... Bss, amiga... me cachís! lo bordastes!!

odys69 dijo...

Uno tiene la sensación de que, más que saber, quiere -desearía- saber que está soñando. Quizá no lo esté...

Sue dijo...

He decidido venir a leer tus post de día y bien de día porque de noche me acojono!

Uff. QUé mal rato, pero qué buena eres!

Un beso.

montse dijo...

Nunca más me fiaré de la cara de placidez de cualquier durmiente. Imposible saber que ocurre ahí dentro aunque el rostro no lo refleje. Acabas de sentar una base nueva respecto al tema.

manuespada dijo...

Buena versión de todo un clásico. Me imagino a Walt Disney congelado en su urna de cristal mirando la escena.

Dorothy dijo...

Fantástico, como siempre. Me encanta cuando le das la vuelta a los cuentos clásicos.

Un beso

NiñoCactus dijo...

Uff, y yo que me había creído la versión de los hermanos Grimm...
bEsos con escalofríos

Miguel dijo...

Voy a proponer un revisión de los cuentos clásicos a las autoridades competentes. Por supuesto, Ely,tú serás la encargada de la nueva revisión. Me gusta más tu versión.

Besotes

Miguel

Torcuato dijo...

Jo!
Tranquila, pronto vendrá el principe.
Besos, Elysa.

MA dijo...

¡Uf, menudo giro! Buenísimo, da hasta miedo.