Seguidores

lunes, 19 de diciembre de 2011

En los ochenta aún ocurrían estas cosas…

Imagen de Google



Anécdotas de encuestadora IV


—Bueno días, señora, perdone que la moleste estoy realizando una encuesta sobre métodos anticonceptivos… ¿sería tan amable de contestarme unas preguntas?
—¡Uy!, pues claro! Aunque no sé yo si te voy a poder ayudar, yo no entiendo mucho de eso, además ¿Qué son los anticonceptivos?
—Pues… son métodos para evitar embarazos no deseados, entre otras cosas…
—¡Ah, vale! Pero yo de eso no uso…
—No se preocupe, no voy a preguntarle nada personal, solo se trata de conocer que información tiene sobre ellos.
—Vale, vale… yo te contesto lo que pueda…
—Bien, gracias, en primer lugar le importaría decirme su edad, es porque tengo que cumplir unas cuotas  que me marcan.
—Nada, hija, no me importa, tengo 74 años…
—¡Perfecto!  ¿conoce o ha oído hablar del preservativo?
—¡Anda pues no…! ¿Ese cual es…?
—Como se lo explicaría yo… es como una gomita que se pone en…
—¡Ah, vale, ya...! ¿Hablas de la goma? Ese sí que lo conozco pero no lo uso, a mi marido no le gustan nada…
—No importa señora… solo se trata de que me diga si lo conoce o no…
—Pero sabes… con Feliciano sí que lo uso… aunque no sé porque, a mi edad no me voy a quedar preñada…
—Vale, señora, esto… no hace falta que me informe de nada más… ya me ha quedado claro que lo conoce, ¿seguimos?
—Sí, claro, pregunta, pregunta… es que a mi marido ya hace tiempo que no se le anima y como el Feliciano es muy amigo y siempre está dispuesto, pues eso que una se tiene que buscar darse un contento de vez en cuando…
—Ya, ya, lo comprendo, menos mal que tiene al señor Feliciano…
—¡Vaya que sí! Y muy dispuesto siempre, es un hombre muy apañado, mi marido y él son amigos desde pequeñitos y no les importa compartir sus cosas…
—¡Ah, qué bien…!
—Pero dime una cosa, la gomita aparte de para no tener niños… ¿para qué puede servir…?
—Bueno, aparte de eso, por precaución, no sé si sabe que hay algunas enfermedades que se transmiten por contacto sexual y el preservativo puede ser eficaz para evitar contag…
—¿Qué me estás diciendo…? O sea, que el Feliciano se pone eso porque se piensa que le voy a pegar algo…
—Señora, señora… yo no he dicho nada de eso… no conozco al señor y no tengo ni idea…
—Ya lo sé qué no lo conoces, ya lo sé… pero en cuanto lo pille me va a tener que explicar que hacia el otro día cuchicheando en la plaza con María la del Pelusas… esto me huele mal…Y ya son unas cuantas veces las que los he visto. Es más, me voy ahora mismo para su casa… ¿quieres preguntarme algo más…?
—No, no, nada… yo ya me voy… ya seguiremos en otro momento…


Cuando pille a mi jefe me va a oír, un bombón de trabajo, puedes encuestar de todas la edades, veras que pronto acabas, ¡ja! Y encima en este pueblo no hay ningún hotel. Ya veremos cómo termina esto…

45 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Me encanta tu protagonista y su menage trois de andar por casa. En los pueblos y los mayores han solucionado estas cosas de otro modo, sin mayores aspavientos ni monsergas.
Pobre periodista, sin embargo creo que no tendrá problema para encontrar sitio donde dormir, en los pueblos son buena gente y no dejan a los forasteros a la intemperie.

Por otro lado, cambian de tema: muchas gracias por tu comentario en La blogoteca, ha sido un superdetallazo increible. Muchas gracias y un beso, Luisa

Mar Horno dijo...

Qué rato más divertido que he pasado Elysa. Con los mayores te puede pasar de todo. Pobre periodista y la vieja que se va co la mosca detrás de la oreja. Ay qué nostalgia de los 80. Un Beso.

Ximens dijo...

Jeje, vaya con la abuelita, los años ochenta y el amor a dos bandas. Si se creerán los jóvenes que lo han inventado ellos. Lo que más me gusta es saber que este relato no es ficción, que como se corriera la voz por el pueblo tendrían que ir a dormir a otra localidad. Es grato leer tus vivencias. Ablacclaro: Quizás la abuela no debería decir "preservativos" a la primera pregunta sobre anticonceptivos. Quizás sobre el párrafo final. Y efectivamente, eran gomas o de punto muy tupidos.

Karras dijo...

Jajaj. Que bueno lo de la abuela marchosa y el Feliciano. Pero bueno que ella puede repartirse entre su marido y este señor, y a Él que ni se le ocurra, jaaja esto si que es la ley del embudo. No quisiera estar en la piel de Feliciano cuando le pille. Un beso este es muy bueno jaja.

CDG dijo...

No sé si me hace más gracia la mujer ignorante (todos los somos al comienzo de todo) o imaginar la cara de la encuestadora. Le haría una encuensta a ella al acabar su jornada. Tendría tanto qué decir y tanto que callar.
Muy bueno Elyely!
Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Vaya con la abuelita....

Y Feliciano un portento eh?

Besos.

Gala dijo...

Jajaja, divertidisima la señora!
Anda que no sabia ni nada la doña!
En cuanto a tu encuestadora.. pobrecita lo que le va a tocar escuchar... de todos los colores, seguro que más de uno la pone en una situación comprometida.. y es que encuestar sobre ciertos temas en ciertos pueblos es harto complicado.
Me he divertido mucho con esta encuesta...

Un besito grandote.

Inmaculada Reina dijo...

No se puede ir a encuestar con prejuicios...a no ser que te gusten las sorpresas...porque con prejuicios las vas a tener.
Muy bueno, Elyely.

Emilio Manuel dijo...

Hoy las abuelas saben hasta..... como hacer un blog y pasarse por una quinceañera.

Un abrazo.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Ely, qué cortito se me ha hecho, eso sí, ríe que te ríe, ya te imaginas como es el Jardín, ja ,ja... PEro qué ocurrencias tienes, 74, la señora, ja ,ja... ME encantas!! Bss

alma dijo...

Ella si que estaba feliz y ana perdida :D

Cuando yo tenga setenta y cuatro así es justo como quiero ser y no habrá pelusas que me tosa

Un besazo, Ely

Juan Luis López Anaya dijo...

jajajaja, qué bueno!!!! si es que hay que compartir!!!!

Un abrazo!!

Susana Camps dijo...

Eres muy buena con los diálogos, Elysa, aunque sean largos tú sabes tirar de la complicidad del lector para tenernos en ascuas, imaginando, previendo y divirtiéndonos con la cháchara amable de estos personajes en zapatillas.
Ha sido un gustazo.
Besos

Laura Uve dijo...

Buenísimo.... qué divertido.

Qué bien se lo tiene montado la mujer ehhh

Bsts

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Qué bueno Elysa:)
Me ha encantado el personaje protagonista, ahí con sus 74 tacos y sin privarse de nada, como debe ser, y además se la ve una mujer con carácter jeje.

Eso sí, la encuestadora más vale que se lo tome con un poco de humor porque si no... va a acabar "agotá".

Un abrazo

L.P dijo...

Ely, divertirdo el relato y muy frescos los diálogos!!! Me encanta esta señora!!!

Abrazos a miles

Patricia Nasello dijo...

jajajaja!!!! No me parece buena idea quedarse en el pueblo, de alguna forma acabarán de agarrárselas con él. Pobre muchacho, y ha de ser su primer trabajo...

Un encanto leerte, Elysa

Raul a q dijo...

jajaja ¡Qué bueno! Me he reído un montón con esa abuela.
¡Qué bien se te dan los diálogos!
Un besazo.

Adivín Serafín dijo...

Pues me parece que la cosa va a acabar mal. Te están buscando porque por lo visto andas por ahí liando a la gente y ya se sabe...

Blogsaludos

Odys 2.0 dijo...

Una adelantada a su tiempo, en cambio es la encuestadora la que nos ha salido un poco timorata :-)

Besos

Isabel Barceló Chico dijo...

Ja, ja, vaya con el Feliciano y la señora encuestada y las amistades de toda la vida. ¡Eso sí que es una buena manera de entender la amistad! Ojala se difunda y se propague por el bien de muchas. Besitos sonrientes, guapa.

mariajesusparadela dijo...

Feliciano reparte felicidad...

Madame Minuet dijo...

jeje, madame, al encuestador le ha surgido un imprevisto, al parecer. Poco contaba con las ganas de fiesta de la ancianita.

Buenas noches

Bisous

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Que bueno, Elysa!

Mira que me has hecho reir. Además, has de tener encuenta que a mí me pasa como a Ximens, hemos participado de confesiones de la autora.

También concuerdo con él -mira que es raro ya- en lo referente al último párrafo.

Un beso.

Elena Casero dijo...

vaya, vaya con la señora. Me ha encantado Elysa. Aun estoy sonriendo.

Un abrazo. Muy buenos los diálogos

Nicolás Jarque dijo...

Elysa, tan real como la vida misma. Muchas veces la realidad supera la ficción, no sé si es el caso, pero me ha sonado tan real como si estuviera viendo a la propia señora. Que no le importa abrirse a contar sus intimidades a una desconocida.
Me ha gustado la frescura que destila el micro.
Bessets.

RAMÓN dijo...

Aunque sea parco en visitas (inexplicable falta teniendo en cuenta que lo paso fenomenal leyéndote) nunca me deja indiferente la huella que dejas en cada relato. Tienes una gran habilidad para recrear historias y diálogos con un toque de frescura. Y ésta en particular me gusta. Planteando, de la forma más grácil y sencilla, una historia que para nada lo es. Una vez más felicidades Ely

barbaria dijo...

Suele pasar con las encuestas que se sabe lo que hay que preguntar pero no se tiene ni idea de lo que van a responder. Pero eso sí, reirse se ríe una un rato.
Besos y felices fiestas.

MJ dijo...

¡Jaja! ¡Qué divertido! Me estoy imaginando la cara de la encuestadora. Debía ser un poema.
Genial, Elysa.

Un beso.

manuespada dijo...

Un texto muy divertido. Me ha recordado a una anécdota que me contó un señor hace mucho, que en su época, cuando eran adolescente, se ponían los condones después del coito y los llevaban puestos dos días, porque nadie les había explicado cómo funcionaban. Abrazos.

Humberto Dib dijo...

Muy divertido y con diálogos creíbles, me gustó...
Un beso enorme y espero que tengas una Feliz Navidad, si es que crees en ella.
HD

Saly dijo...

Elysa: me he reído un montón con la situación, pues no tenía ganas ni ná la señora de contar sus aventuras. ¿al final quién dirigía la encuesta? jaja. Como dice Pedro, historias como estas,nos contaste en el Retiro y nos reimos, y nos asustamos...
Besos

MariluzGH dijo...

Yo que tu iba pillando las de Villadiego antes de que te correteen a "gomazos". ¡¡vaya arte la abuela!

un abrazo :)

Zamarat dijo...

Jajaja!!
Sencillamente genial!!

Alberto Proset (Ojodegato) dijo...

Me he reído un montón. Haces que los diálogos fluyan a la perfección.
Yo por mi parte espero que termine en una segunda parte...
Un saludo.

Miguel Baquero dijo...

Jejeje... De todas maneras, el condom asi escrito ya se usaba desde hacía mucho en España, cuando había enfermedades venereas que nosotros ni nos imaginamos. Otra cosa, claro, es que no se anunciara en los periódicos ni hubiera dispensadores en los bares, y hubiera que comprarlo un poco de tapadillo. En eso hemos mejorado, claro, pero el invento no es de ahora, desde luego. Está el viejo chiste incluso de que las abuelas los hacían de ganchillo ;-)

historiadedomingo dijo...

Me ha encantado. Fresco y novedoso. ¡Cómo has caracterizado a la señora es una genialidad!

Felices fiestas, Elysa :-)

Sue dijo...

Mira la abuela qué bien se lo monta y qué precavido Feliciano.
De mayor quiero ser una mezcla de los dos :)

Besos.

NiñoCactus dijo...

Divertido y ágil. La verdad es que uno no sabe nunca lo que se va a encontrar, jajaja. Nada mejor que hablar con la gente para que le den a uno los cuentos hechos.
Un besete navideño con extra de ternura (se lo merece)

Laura dijo...

Que nunca es tarde, Elysa, en tu relato se ve claramente. Pero qué juventud recuperada tenía la mujer esta, y a ver qué le cuenta la del Pelusas (ja,ja) que no sepa ella.

Muy divertido. Me ha arrancado una sonrisa de las que me hacía falta a esta hora.

Gracias por compartir tus comentarios en mi blog, Elysa, y te deseo de corazón : unas felices fiestas navideñas.

Un beso.

Arte Pun dijo...

Me recordó a Doña Rogelia, "¿cómo dices bonica?"
Divertido diálogo. Lástima que la encuestadora no llegue a disfrutar de su trabajo como lo hemos hecho nosotros. Sería un buen lado positivo del texto, que podríamos aplicar a nuestros trabajos que muchas veces vemos pesados y aburridos.
Gracias, besos.

C.G. Aparicio dijo...

Jajajajaja!!! No me quiero imaginar a la señora cuando encuentre al "bueno" de Feliciano, =)

Un abrazo!!

Cabopá dijo...

Es muy bueno, je,ja,ja,...
Por fin llego a tu ventana. Gracias por asomarte a la mía. Me quedaré por aquí un ratico y prometo volver amiga Elysa...
Oye, me encanta tus abalorios, soy una apasionada de ellos...¿Los haces tú?
BESICOS

Carmen dijo...

Pobre Feliciano, la que le espera!! Eso de andar cuchicheando con la Pelusas... jeje.
Besazos y... ¡¡Feliz navidad!!

Miguel dijo...

Es lo bueno que tienen los pueblos, que cuando te hace falta algo saber donde acudir a por él. ja,ja,ja

Viva la sabiduría popular.

Besotes

Miguel