Seguidores

lunes, 26 de marzo de 2012

Casi...

Imagen: Sally Gall


Presiento el dedo que a milímetros de distancia recorre con mucha parsimonia el largo de mi pierna. Se entretiene en el relieve de la rodilla, lo contornea y asciende por el muslo, el escaso vello responde electrizado a ese ligero masaje. Soy consciente de la humedad de las sábanas bajo mi espalda pero no puedo moverme, no quiero. Se demora en las ingles, sube, baja, contengo la respiración, intuyo que se acerca al centro pero huye, lo salta y remonta hasta el ombligo sin pausa deslizándose hasta las caderas que se elevan sin control bajo esos dedos que no las tocan,  se alejan hasta tentar imperceptibles el pezón oscuro y erguido, ansioso de la caricia, no llega, los presiente, están ahí, cerca, pero no alcanzan. El ardor se trenza como una cuerda en mis nervios, estoy a punto de saltar, de suplicar que toque ya,  no aguanto más,  me estoy deshaciendo en oleadas de deseo. Quiero, necesito con furia dejarme ir…
—¡Por favor, por favor… termina ya!
—No, querida, esto es lo mejor de todo… La espera…
—¡Por favor…!
—¡No! Yo también te supliqué, y no tuviste compasión…
—Pero… no es lo mismo…
—A partir de ahora siempre será así, siempre…
—¡No! Esto es un castigo insufrible…
—¡Quizás…! Pero… querida, esto es lo que se obtiene cuando se conjuran gigolós en el mundo de los espíritus. ¡Hasta mañana!

44 comentarios:

Sara Lew dijo...

Casi nada... Qué terribles esas caricias en el aire, ese deseo contenido.
¡Qué buenos esos diálogos! Estupendo texto.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Parece una deliciosa tortura.
Muy bueno.

Besos.

CDG dijo...

Vaya tortura...poquito a poco, deseo y peligro.
Un beso.

Karras dijo...

Jolín que castigo ¿eh?. Anda que se ha equivocado y ha conjurado un inspector de hacienda jajajaj

La Dame Masquée dijo...

jijiji, madame, o sea que hay que preguntar primero la profesión de los espíritus, no vaya a ser.

Feliz comienzo de semana

Bisous

Maite dijo...

Consigues llevar al lector al climax de la lectura. Bravo.

carlos de la parra dijo...

Un recreo del pensamiento con un final más turbador de lo imaginable.

Juan Luis López dijo...

:) que buenas esas caricias no dadas, sobre todo cuando al final llegan y que bueno el dialogo, entre otras cosas por lo inesperado.

Un abrazo enorme!

Laira dijo...

¡Que bueno! no me lo esperaba para nada.
Es una dulce tortura, que a la vez puede llevarte a la locura.
En fin, ya se a quien no conjurar.
Besos ¡ artista!.

Patricia Nasello dijo...

Ah, ese deseo reprimido, inconfesado: duro, muy duro.

Besos, Ely!

Cabopá dijo...

El ritmo del relato te hace leer, deprisa y notar la suavidad de las caricias. Vengan de quién vengan...

Es muy sugestivo, me gusta.

Besicos

Katy dijo...

"El que espera desespera", a todos los niveles, y en en el cuerpo etéreo también o ¿No era tan etéreo acaso?
Hay castigos que nadie se puede permitir. Un poco cruel el autor de tales caricias.
Otro día nos cuentas lo que sigue:-)
Bss y buena semana Ely

Rosa dijo...

Ainsssss pero que malísima eres, jejejeje...

Muy bueno Ely!!!

Besos desde el aire

Gala dijo...

Una tortura insufrible sin duda.. aunque tambien tiene su parte de encanto... es lo que tiene conjugar espiritus... no te bastaba con jugar con alguien real??

Besitos mediterráneos.

Citizen_0 dijo...

La cercanía se nota más que la propia presencia, es verdad. Nos tienes ahí a la espera de ver si al final posa el dedo o no, y mira con lo que nos terminas. Eres más gigoló de los espíritus que torturada me da a mi.

Muy sugerente, saludos.

Miguel dijo...

¿Tuvo que recurrir a un gígolo del más alla porque la crisis no le deja pagarse uno de verdad?

Me asombra tu creatividad, lo que se traduce en... que te envidio profundamente, Ely -pero una envidia de la buena-

Besotesss

Miguel

Carmen dijo...

Deliciosa espera...
Besos,

alma dijo...

Bueno...es una tortura cruel, como las manzanas del pobre rey Tántalo, pero...vaya, no está exenta de atractivos, jiji. Un beso, Ely

Nicolás Jarque dijo...

Elysa, es una tortura dulce por lo que parece y seguramente más barata que la física. De todas formas quedarse a medias, nunca.

Muy bueno este encuentro sexual espiritual.

Bessets.

Laura dijo...

Con tu frasecita hasta el primer punto ...me has dejado sin respiración. Me parece un castigo insufrible, y tu descripción hasta el diálogo me parece sublime.

Besos Elysa.

MJ dijo...

¡Pero qué bien lo has contado, Elysa!
¿Y esta buena mujer no sabe que los fantasmas no tienen ningún tacto? ;-)
Muy bueno!!!

Un beso.

Lola Sanabria dijo...

Esa acaba abrasándose en sus jugos, ya lo verás. ¡Pues no son nadie los espíritu juguetones y eróticos.

Besos, muchos.

L.P dijo...

Ely, qué bien narrado esa manera de llevar el deseo a la máxima potencia.

Abrazos apretujaos

Susana Camps dijo...

Genial, ese íncubo travieso...
Besos sonrientes

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Me pregunto si cuando se habla de lso riesgos de la ouija, los mediums se refieren a esto.

Ahora bien, si lo vemos desde el lado positivo, ganará mucho en el control de sus emociones, ¿no?

¡Gran trabajo, Ely!

Anita Dinamita dijo...

Exactamente me puedes decir... ¿cómo se conjuran gigolós espíritus? ¡quiero uno!
Buenísimo Ely!!!
Un abrazo, pero luego ;)

mariajesusparadela dijo...

Dicen que por Galicia hay brujas: yo también quiero una que me haga un conjuro así...

Manuel Rebollar Barro dijo...

Y me imagino que el número del conjuro empezará por un 806. Muy erótico y divertido, Elysa.

Isabel Barceló Chico dijo...

Guau, ely, qué relato más erótico...y frustrante. ¡No se me ocurrirá convocar espíritus gigolós, por si acaso...! Besos sonrientes, querida amiga.

Juan Ojeda dijo...

Cuánta sensualidad en ese recorrido; sensualidad que pronto se convierte en desesperación cuando vemos que la cornisa es la cornisa de la cornisa (y del abismo ni noticias),,,

Nada peor que el cuentagotas, en cualquier ámbito de la existencia.

Me encantó el micro.
Fuerte abrazo.

Ana Pepinillos dijo...

Muy bonito niña, un besete

Ximens dijo...

Aunque el tema del relato te hace querer deprisa para ver si hay top o entrada de los padres, las frases largas ralentizan y nos haces seguir el regusto de las caricias tibias. Para mi que los dos son ya espíritus, o simplemente, que se esta masturbando. También puede ser el infierno. Magustao.

Miguelángel Flores dijo...

Si es que ya lo dicen, no se puede hacer tun tun, antes de hacer la Ouija uno tiene que estar informado. Muy bueno, Ely, y muy electrizante todo el principio.
Un abrazo.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Me gustó mucho... pero quizás podía haber soplado el capullín algo, ¿no? ja ,ja... Bss amiga

Ana dijo...

Jejejeje, entrenado gigoló!!

Xesc dijo...

De la descripción eléctrica, que es aceleración a cámara lenta con frases largas pero que te lanzan hacia adelante, nos resuelves esa tensión en un diálogo, como casi siempre. Es como si el extremo de un equipo centra un balón al área y lo remata él mismo. A gol, claro. Aunque en este caso el gol del relato no llegue.
Cuidado con lo que deseas, no vaya a ser que se te conceda.

Besos

Dorothy dijo...

¡Uf! Terrible y fabulosa esa tortura. Y sorprendente, vaya que sí. No me esperaba para nada el final.
Prácticamente siempre son mejor los casi que el final.

Un besazo

Manuela dijo...

Esta imaginación que tienes no deja de sorprenderme.
Excelente la descripción del jugueteo.

Besos, guapa.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

:D ¡qué bueno! No me esperaba ese final...

Ay esos espíritus que juegan con nuestros deseos, claro: como ellos no tienen carne pues ya ni se acuerdan de lo que es eso del sentir y aquello del gozar.

Un abrazo

Raúl Alvarez Quiñones dijo...

Eso es lo que pasa por buscarse amantes espectrales, que no sabes por donde te van a salir jeje
Un besazo, mi niña.

Mercedes Pinto dijo...

Genial relato, haces sentir con las palabras. No es fácil llegar al lector con un relato erótico, para mí es un género complicado.
Y el final... Me encantó.
Un abrazo y hasta pronto.

Ana Crespo Tudela dijo...

Leer el relato en plena primavera es de lo más sugestivo ,y que el climax llegue con una sonrisa,¡ qué mejor!
Me ha parecido un relato excepcional, enhorabuena.
Besos

Odys 2.0 dijo...

Buf buf, el relato rezuma erotismo por los cuatro costados. Eso sí, los amantes mejor buscárselos de carne y hueso :-)

Besos

Yashira dijo...

Ay Ely qué sufrimiento, desde luego una auténtica tortura, genial tu relato y ese diálogo que al final te deja sin respiración, y es que con los espíritus mejor no jugar.

Besos desde mi mar,