Seguidores

martes, 5 de junio de 2012

Ecuaciones vitales

Imagen de Google



Esto es como una lotería, todos los números están en el bombo, hoy te ha tocado a ti. Mañana… ¿quién lo sabe?
De pronto me he acordado de que nunca cruzamos ni una palabra, muchas sonrisas y miradas cómplices, ninguna confidencia. La primera vez que nuestros ojos se encontraron  fue por culpa de mi manía de golpear el suelo con la punta del pie. Llevaba más de una hora esperando en aquella consulta atestada, me fijé en el turbante que cubría tu cabeza, muy rápidamente, no quise molestarte. Sonreíste con  dulzura, te la devolví y al mirar a tus ojos fui consciente de que  conocías el motivo de mi malestar. Era el mismo que te consumía.
Las dos últimas visitas no has aparecido,  he preguntado por ti casi como sin querer. Cuando he terminado con tu descripción la doctora ha negado conocerte, pero no ha sido lo bastante rápida para ocultar esa sombra de tristeza que se ha instalado en su rostro, no he preguntado más.
Nos unía la certeza, nos faltaba el cuando. Tú ya has resuelto esa parte de la ecuación.


51 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Efectivamente, todos nuestros números están en el bombo. Sin embargo cuando a alguien le toca, resulta triste para los demás.
Este relato de hoy duele.
Un abrazo

Patricia Nasello dijo...

Coincido con anita, es un relato gran tristeza, de tonos grises, de lluvia.

Abrazos

Luisa Hurtado González dijo...

Ay

XAVIER BLANCO dijo...

Dios Elysa, este relato son alfileres que se clavan, gritos de silencio. Me ha encantado ese personaje, esa forma de aguardar la muerte, esa templanza. Esa mirada cómplice en la certeza del final. Ese miedo de la enfermera, que es el miedo de todos, a la ausencia, al dolor, a la muerte. Puta vida, puto bombo.
Un abrazo

L.P dijo...

Ely amiga, ese relato lo he sentido, lo he vivido.

Millones de abrazos.

Ximens dijo...

Prima de riesgo, desahucios, recortes,... Todo en uno, eso es "una larga enfermedad". Ely, besos... y muchos paseos que nos quedan por El Retiro.

Sara Lew dijo...

Ay, Elysa. Este relato se te clava en el alma.
Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Es tan triste que sólo deseo que sea pura literatura.
Ojalá.

Besos.

Nicolás Jarque dijo...

Elysa, no todos los destinos se tienen que cruzar, y siempre es mejor mirar adelante que atrás.

Me gustó la ternura del relato.

Nos vemos pronto, que si podré ir de presentación del libro de Rosario. Ya quedaremos.

Bessets.

Diana de Méridor dijo...

Desgarrador, madame. Deja una punzadita de angustia. Me hace sentir como una brizna de hierba a merced del viento que quiera soplar.
De vez en cuando miramos alrededor y falta alguien. La semana pasada fue nefasta: tres veces pasé por esa experiencia.

Feliz día

Bisous

Rosa dijo...

Todos estamos en el bombo y uno de cada tres tenemos todas las papeletas. Duele Ely.

Besazos desde el aire

MJ dijo...

Duro, triste, real y sobre todo muy literario, Elysa.
Te felicito.

Un abrazo.

AGUS dijo...

Un texto escrito desde muy adentro, sin concesiones.

Abrazos.

Sandra Montelpare dijo...

Ay cómo me pega fuerte este texto! Y esa escuación que resta vida y suma tristeza. Lo has contado con mucha sutileza. Gran micro, Ely!

CDG dijo...

Maravilloso, Elysa, de lo mejor que te he leído. Desde el original reloj a como hilas esa historia, con detalles que cuentas y muchos que omites (no hace falta contar todo si se abren bien los ojos).
Dices mucho en pocas líneas.Es triste. Es la vida, aunque yo no crea en bombos (no en bombas, aunque haberlas haylas).
Un beso.

bichoraro dijo...

Muy triste la verdad, pero tambien se que es muy cierto, yo se que se pierden "compañeros de lucha" por el camino y que duele, como si los conocieras de toda la vida aunque no hayas cruzado una palabra con ellos.

Laura dijo...

Durísimo el micro, Ely. He visto tu enlace compartido respecto al cáncer, y creo que ... debiéramos revelarnos contra las muertes silenciosas, contra los bolsillos de quienes deciden nuestra salud.

Jó, lo has hecho tan bien, que me he sentado en la sala de espera y les he visto a los dos protagonistas perfectamente.

Chao Ely, sigo en la sala ...., voy a ver si consigo solucionar algo cuando salga la enfermera.

Besos desde mis palabras.

Laura Uve dijo...

Sí, duele de tan real.

Besos y cariños.

Petra Acero dijo...

Hola Ely. Vengo de visitar a Ximo, y parece que os habéis puesto de acuerdo, cada uno a su modo. Todos estamos cada vez más sensibilizados... Algunos por obligación, como es mi caso y el tres de cada cinco españoles. Aunque no importan mucho las estadísticas cuando llega el momento.

Un beso muy grande.

Carmen dijo...

Caramba!! Pensaba que quizá me haría unas risas con tu relato, como ayer pero esta vez es demasiado triste... y real.
Besos,

Anónimo dijo...

Y aunque no preguntes a veces acabas oyendo algo que lamentas. Está muy vivo tu texto.

Enmascarado dijo...

Hola Ely, hoy tu post me deja un poco de tristeza.
Estas cosas siempre te dan para recordar.
Desde luego, no le quita ternura a tu texto.
Besitos

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Hay tanta tristeza en las salas de espera, Ely...

Otra coincidencia la de hoy, y sí, van dos. :) Además, miro la hora en la que has publicado tu post y hemos publicado casi a la misma hora (tú 13 minutos antes).

Un abrazo

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Más allá de la historia conmovedora e intimista, que nos araña el corazón desde la propia gargranta, a este micro le adornan multitud de detalles que lo convierten en una pieza excepcional, Elysa.

Escrito con una prosa pausada y reflexiva, logras la máxima tensión entre el silencio y la escritura, la elisión con que lo armas consigue que lo implicito se imponga sobre lo explícito y se adentre en el lector como el puñal en la mantequilla.

Con una voz conmovedora y una narratividad ajustada, gravita sobre los sentimientos más duros y profundos.

Un abrazo inmenso. Brindo por muchos besos en el Retiro.

Miguelángel Flores dijo...

Esa ecuación resuelta, ay, Ely, cómo escuece, cómo duele. Me gusta el detalle de la doctora para con el paciente, aunque no le sirviera de mucho. Y la unión de la certeza...
Precioso, Ely.
Abrazos en X.

Xesc dijo...

Como dicen por ahí, todos llevamos número. Esa es la certeza.
Sin subterfugios, escribes sobre ese momento en el que uno descubre que además de llevar números, la rifa toca.

Abrazos

Dorothy dijo...

Llevo rato llorando. Cada vez que voy a las asociaciones de cáncer para reportajes, entrevistas, presentaciones o eventos me voy cargada de dudas. Hay cosas que no se preguntan. Así que no sé, aunque imagino, qué ha sido de la chica que preparaba aquellas galletas riquísimas de limón, la señora que conocía 20 maneras de ponerse el turbante, la que siempre estaba callada pero sonreía... No se pregunta dónde están. Por respeto a las que están.

Tremendo.
Un besazo

Lola Sanabria dijo...

Duro relato sobre la vida y la certidumbre de la muerte, sin fecha fija.

Me dolió.

Abrazos madrugadores.

Aurora Ruá dijo...

Muy bien escrito, Ely. Sin apenas contar, lo dices todo.

Arte Pun dijo...

La vida, que traducida a las matemáticas se llena de incógnitas. Con la muerte la resolución, podría pensarse, pero ¿y si surgen nuevas ecuaciones, con nuevas incógnitas? Mientras tanto podemos jugar a adivinanzas.

Gracias pr el relato, Ely. Besos

Karras dijo...

Jobar y aún así tenía una dulce sonrisa. Conozco algunos casos de cerca querida amiga, y parece que son ellos quienes nos tengan que animar. Un besote

Raquel dijo...

Verse reflejado en los ojos del otro y descubrir o redescubrir nuestro destino.

Anónimo dijo...

verso reflejado en los ojos del otro y descubrir o redescubrir nuestro destino

mientrasleo dijo...

Precioso.
Me ha emocionado.
Besos

Ana Crespo Tudela dijo...

Qé triste! Se me han puesto los pelillos de punta.
Un beso

Daviblio dijo...

Siempre me gusta cómo tratas lo que la gente esquiva. Pero estoy un poco susceptible en las últimas fechas con el tema de las pérdidas... Hoy no lo digiero, espero me lo permitas ;)

Un beso Ely!

Cabopá dijo...

En esta ecuación falta la incógnita de la esperanza...Yo la pondré, en mi medio con una sola palabra como resultado final: Ánimo.

Poniéndome al día te mando besicos, y muchos...

Aliator dijo...

Me gusta. La esperanzas que surgen en encuentros fortuitos, puede que algún día se materialicen.
Besos.
Carlos C.

Aliator dijo...

Me gusta. La esperanzas que surgen en encuentros fortuitos pueden hacerse realidad.
Besos.
Carlos C.

Ana dijo...

Me ha gustado mucho, Ely. Lo has contado de una manera tan natural,sin concesiones. Como la vida misma. Un beso,
Ana

Mar Horno dijo...

Contar algo tan terríble sin lágrimas, sin palabras emotivas, sin tristeza, es muy difícil pero tú lo has conseguido. Enhorabuena. Un beso.

Sue dijo...

Esos finales que tan bien rematan tus historias y diálogos....


Un bso.

historiadedomingo dijo...

De acuerdo con Xavier. El relato es en sí la voz de la cordura, del temple, es decir, de aceptar lo inevitable.

¡Besos, Elysa!

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Elysa, ya me hicistes llorar... Bss

Susana Camps dijo...

Un relato sin disfraces, sincero hasta la médula. Realmente hay pocas personas que tengan la valentía de escribir así, Ely, me parece un grandioso homenaje a esa y otras personas que nos precedieron. Pinchas en esa verdad que nadie se atreve a tocar.
Abrazos admirados

Odys 2.0 dijo...

A veces sobran las palabras, a veces se echan en falta. Es difícil hacerse a la idea lo que significa conocer tu sentencia de muerte...

Besos

Zamarat dijo...

Ay! Qué triste! Pero,como todas las que escribes, es preciosa. Abrazo!

Reyes dijo...

No sé qué decirte,Elysa.
Escribes tan bien y lo dices todo sin tener que usar las palabras consabidas.
Tienes un pincel maestro.
Te mando un abrazo.

Una que yo me sé dijo...

Éste micro no te lo puedo comentar, porque me toca demasiado. Besos guapa.

RAMÓN dijo...

Chapeau. No se puede decir más con menos y tan adecuadamente. No se puede decir mejor y tan desdramatizadamente. Felicidades

Juan Luis López dijo...

Qué barbaridad! el alma y el corazón son sitios que quedan lejanos para el nacimiento de estas palabras, van mucho más allá

Un abrazo enorme desde este escondite en el retiro!!!

Pd. siento haber tardado tanto en pasar pero lo necesito, ya se que no hace falta que lo diga, nosotros también nos miramos a los ojos :)