Seguidores

viernes, 11 de enero de 2013

¿Te acuerdas?



La I Carrera Verde de microrrelatos ecologista, ideada por Luisa Hurtado está, como dice Petra Acero, al "verde vivo". Soy kiwi (como Nicolás Jarque, Rosy, Juanlu, Petra Acero y Sara Lew). Acabo de recoger el testigo de Petra en su blog:http://petraacero.blogspot.com.es/2013/01/corazon-de-kiwi. y esta es mi aportación.


Ilustración de Sara Lew

 ¿Te acuerdas?



¿Te acuerdas de mi deseo verde?, ¿Del color azul? ¿Recuerdas el sabor de la fruta? ¿Puedes rememorar aquel mundo que habitábamos? a mí cada día me cuesta más. Es difícil cuando vives entre las tinieblas de esta nave sombría aprehender los recuerdos, son agridulces, duelen y es preferible intentar no traerlos hasta nuestro presente.

Evocar aquellos tiempos no hace sino aumentar el dolor, pero ya es lo único que tenemos: dolor y recuerdos. Extraño aquella marabunta de sonidos en las ciudades. Eran caóticas, una inmensidad de ruidos, humos y edificios si orden, pero llenas de hombres, mujeres, niños… ¿Cuánto hace que no vemos un niño? ¿Y ancianos…? ya no hay. Ellos fueron los primeros en desaparecer, la ley, que todos aupamos, fue tajante: los mayores de cincuenta eran prescindibles, consumían demasiado; sus conocimientos y sus consejos no eran necesarios. Después seleccionamos a los diferentes, a todos aquellos que tenían alguna tara o enfermedad, diezmaban los recursos y no aportaban nada.
Y así unos tras otros los eliminamos sin pensar que en algún momento nos tocaría a nosotros.
Como plaga maligna de langostas no fuimos capaces de parar, de cambiar y arrasamos la única casa que teníamos: nuestro planeta.
Ahora giramos aquí en este cascarón metálico, contemplando esa bola calcinada y gris que ya no alberga ni una triste mota de vida.
Vegetamos, a esto no se le puede llamar vida, cada vez quedamos menos. Más temprano que tarde dejaremos de existir y ni siquiera quedará el rastro de lo que fuimos.

 




 Y le paso el testigo a Sara Lew, que es la siguiente kiwi, para que continúe corriendo en pos del ecologismo y las letras: http://microrelatosilustrados.blogspot.com.es/

23 comentarios:

Juan Luis López dijo...

Uf! me ha dejado tristón, porque además no parece ficción.

Por otro lado, genialmente escrito, y con su verde bien colocado :)

Besos, muchos!

Paloma Hidalgo dijo...

Qué relato más evocador, deja un poso de tristeza, pero aún así, me gusta mucho.

Un abrazo contrincante, de un brócoli sonriente.

mariajesusparadela dijo...

A ese futuro vais (yo ya paso, con mucho, de los cincuenta)

La Dame Masquée dijo...

Escalofriante,madame, sobre todo porque me temo que contiene mucho de profético. Caminamos hacia ese abismo.

Feliz fin de semana

Bisous

Luisa Hurtado González dijo...

Jo, qué jarro de agua fría. El contraste con el micro de Amparo, brutal. Parecía de ciencia ficción, parecía que podía ser un animal, parecía cualquier cosa y,al final, somos más tontos que tontos.
Por cierto, acabo de enterarme de que no me queda mucho de vida asi que... lego mi blog a... ni idea.
Voy a pasar el relevo a Sara antes de nada.

Muchas gracias por participar, me has sorprendido mucho que lo sepas. Gracias, Luisa

Rosy Val dijo...

Aunque parezca ficción, se me antoja que tu relato es visionario.
Enhorabuena, me ha encantado tu trabajo ¡digno de una buena kiwi....!
Un abrazo

Rosa dijo...

Uffff Ely que futuro tan negro!!! Con lo malita que estoy...Genial escrito.

Besos de repollo griposo desde el aire

CDG dijo...

Pinta bien, pinta bien...a seguir la rueda, aunque sea triste.
Un beso.

Cabopá dijo...

Qué bien has descrito lo que pudiera pasar si seguimos esquilmado este planeta...

Duro, critico y muy sugerente, ojalá la gente se parara a pensar un poco más y nunca, nunca, tengamos que decir ¿Te acuerdas? en esta custión.

Muy, muy bien amiga Elysa, has dado un giro de 180º y eso gusta, por lo menos a mi.

Besicos de una acelga.

karras dijo...

El caso querida Ely es que cada vez nos acercamos más a esto que pudiera parecer producto de tu invención pero que más bien es una visión de un futuro no muy lejano. Ojala que alguien que lea esto pueda tomar nota. El relato por descontado como todo lo que escribes es genial. Un besote.

CDG dijo...

Me he despertado con todos los comentarios que has dejado en mi blog. Tanto atracón de leerme de golpe no puede ser bueno, ¿eh?
Pero muchísimas gracias.
Un beso.

Laura dijo...

Buenos días Ely. Plasmas una visión futurista pero no tan lejana, y me encanta esa cercanía con el lector haciéndole cómplice de la situación desde el inicio con esa pregunta ¿te acuerdas?.

Muy bonito, aún con cierto halo de tristeza.
Un besote Ely de un repollo...

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Antes que nada, el grito de guerra al mejor estilo coruñés, ¡Forza Kiwis! ¡Cómo váis todos, qué impresionante!

Nos ha regalado un micro muy sombrío, Ely, con un aroma de desesperanza que se impregna en nuestros corazones. Muy bueno como pieza literaria, pero doloroso en su disfrute.

Un abrazo,

Petra Acero dijo...

No funcionó lo de la pata de conejo, por lo que leo... No se debió de cumplir su deso. Triste relato que debemos sentir, asimilar para tratar de que no llegue a cumplirse.

Ely, nos has puesto los pelos de punta.

Besoooos.
Amparo

Nicolás Jarque dijo...

Ely, un relato de ciencia ficción que se acerca cada vez más a la realidad. Tiene un toque perverso de exterminio que recuerda los peores pasajes de la Humanidad. Aunque creo que cuando el mundo se acabe, poco antes, será así. Habrá una selección.

Me encanta que hayas dado el relevo tan rápido, pues hemos demostrado que en menos de una semana nos basta para llegar a la meta. Para nosotros los kiwis estos retos son fuegos de arficios jaja.

Bessets.

PD: ¡Vivan los kiwis!

Sandra Montelpare dijo...

Muy bien narrada este relato de matiz distópico y lo tremendo es percibir que ya en muchas cosas decimos ¿Te acordás? No estamos lejos de girar en un cascarón metálico.
Beso, Ely, para el equipo kiwi de parte de una acelga. ¡A seguir esta carrera fantástica!

L.P. dijo...

Impresionante, Ely!!

El narrador protagonista muestra como ha llegado a estar en ese cascarón metálico y deja ver sus sentimientos, con tan pocas palabras es increíble como lo consigues cada vez mejor.

abrazos muchos

Mei Morán dijo...

Triste pero bella narración.
Una repollo

El moli dijo...

Dura enseñanza Ely,sería bueno que se tomara conciencia y tu profecía nunca se cumpla.
Muy buen relato, felicitaciones de un acelga.
Luis

mientrasleo dijo...

Clamando conciencia a una vuelta de rueda. Aprendamos
Besos

TORO SALVAJE dijo...

Joder...
Es impresionante.
Devastador emocionalmente.
Me has helado la sangre.
Que bueno!!!

Besos.

Carmen dijo...

Triste, bien triste que me ha dejado. No sé si será porque ya no nos parece tanta ciencia-ficción.
Besos,

Daviblio dijo...

Genial microrrelato, ELy. Feliz año para ti y tu blog nada prescindible.