Seguidores

jueves, 21 de marzo de 2013

Nuevo turismo







—¡Bienvenidos, señoras y señores! Pasen, pasen por aquí… Es un poco estrecho, pero si quieren disfrutar de nuestro nuevo paquete de turismo a la pobreza estos son los pequeños inconvenientes…
—¡Dios mío! ¿Cuántos metros tiene esta casa? Y… ¿qué olor tan horrible es ese…?
—Este piso tiene unos sesenta metros. El olor, es parte de la visita guiada, ya saben… ustedes han pagado por conocer la vida típica de las familias que no llegan a final de mes. Se trata de coliflor hervida…
—¿Coliflor…? ¡Es espantoso…!  ¿Cuántas personas viven en este lugar?
—¡Ah! pues normalmente este tipo de vivienda estaba pensado para una pareja.
—¡Tantos…! ¡Pero si mi habitación de invitados tiene el triple de tamaño que este cuchitril…! ¡Esto es una madriguera…!
—¡Perdón, señora! Le decía que eso era antes, pero dadas la actuales circunstancias ahora viven siete personas… La abuela los ha tenido que acoger, es la única que tiene ingresos.
—¡Imposible!
—No, no, señora, esta gente sabe hacer milagros con el dinero y hasta consiguen comer una vez al día. Y si no, recurren al contenedor de basura del supermercado.
—¡Oh, es emocionante! Doy por bien pagado este viaje. ¿Puedo tomar fotos? No muerden ¿verdad?
—No, tranquila, están entretenidos con la televisión, hoy hay fútbol…
—¿Tienen más paquetes vacacionales de este estilo?
—Sí, señora, tenemos uno aún más emocionante. Es un recorrido por todos los lugares donde se reparte comida a familias como…
—Cuente, cuente… no importa el precio, mi marido recauda en sobres.


Con este micro participo en la Primavera de Microrrelatos Indignados 2013. Si queréis conocer más micros indignados seguir este enlace pinchando aquí.

46 comentarios:

L.P. dijo...

Ely no deja de asombrarme con la soltura y naturalidad que muestras la situación, con ese punto de ironía, dejando al lector un punto de extrañamiento ante esos dos mundos que se están abriendo en la sociedad actual. Eres una maga de las palabras, además de las piedras.

Abrazos apretujaos

Nicolás Jarque dijo...

Ely, bien duro has dado con la critica de esos que tanto tienen y que no se conmueven ante los desahuciados de dinero, comida y techo.

Ojalá no fuesen tanto a la iglesia y predicaran con el ejemplo.

Bessets.

Carmen dijo...

Me reiría, Elysa, si no fuese para llorar...
Besos,

Pablo Vazquez Perez dijo...

Buenas Ely.
Lo de la coliflor me ha gustado mucho. Os doy las gracias a ti y a Ximens porque así me he enterado de las bases. Ahora colgaré mi micro en el blog. Besos.

mariajesusparadela dijo...

Como la vida misma.

Diana de Méridor dijo...

Madame, con su habitual ironía nos ha mostrado usted un paisaje desolador y más real de lo que nos gustaría.
Mucha suerte con su participación!

Feliz día

Bisous

Cabopá dijo...

Un dialogo de ficción para una realidad cruel...

Muy bueno este "nuevo turismo" que nos relatas, ese olor a coliflor le da un realismo brutal.
Esa señora remilgada que recibe sobres de su marido, así cualquiera hace turismo.

Buena aportación Ely

Besicos desde mi alambrada.

Sandra Montelpare dijo...

AH Me encanta este texto de tono tan irónico! Muy bien logrado, Ely, como siempre.
Me hizo acordar a cuando hace poquito aquí el Insituto de Estadísticas y Censos del gobierno dijo que una familia tipo podía vivir con setenta centavos de dólar por día. El cinismo está llegando a niveles insospechados.
Y después los irónicos somos nosotros...
Beso grande.

Laura Uve dijo...

Cuando la realidad supera la ficción, no queda más que la indignación...

Oh!!

¿rima?

Buen micro, Elysa.

Anita Dinamita dijo...

Brutal, y el final es demoledor. Y nosotros viendo fútbol en la tele, me cago en tó!
Abrazos

LA ZARZAMORA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LA ZARZAMORA dijo...

Excelente micro, Elysa.

El turismo del desahucio en sobres con cierto tufillo y empezando a ser considerados ya un país más que folcklórico, "una Monarquía bananera..."
Un beso.


El comentario de arriba lo suprimí yo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Muy bueno, Elysa.
Un besote.

Luisa Hurtado González dijo...

Este tipo de cosas las bordas, simple y llanamente.
Y ¿por qué creo que la familia no va a recibir nada?

Yashira dijo...

Uf ¿Un relato de ciencia ficción? Diría que no.

Tremendo Ely, qué bien diseñado el viaje...

Un abrazo.

César Augusto Pacheco (Rashek) dijo...

Atacaste a la vez todos los flancos agujereados obscenamente por la injusticia actual. Hasta mostraste la cara de piedra de los que mucho tienen que ver para que las cosas vayan así. Excelente. Abrazos Elysa.

Raúl Alvarez Quiñones dijo...

Hacia mucho tiempo que no me paseaba por tu blog (no por falta de ganas) y veo que sigues escribiendo también como siempre.
Me pregunto si esta es la España del futuro o la del presente.
"Spain is diferet"
Un besazo.

Puri dijo...

Un buen retrato, con que naturalidad lo cuentas Elysa y con ese detalle de los sobres para terminar. Quizá la coliflor sea demasiado cara para esta familia.

Miguelángel Flores dijo...

Original, Ely. Mostrar la vida de los pobres como una atracción. Acabará siendo casi así, como esos documentales sobre la vida de los chimpancés, o de los pandas, de los canguros. Vidas curiosas para los demás.
Abrazos, Ely.

Petra Acero dijo...

Ely, acabro, triste turismo. Las diferencias se acentúan, la clase media, la famosa clase media desaparece: perfectamente reflejadas esas diferencias... y de dónde sale tanta riqueza.

Un abrazo... indignado

Elena Casero dijo...

les tienes cogida la medida a todos los sinvergüenzas de este pais.
Si no fuera por la crudeza, nos tendríamos que reír por ese nuevo turismo que no tardará en llegar.

Muchos besos

Ana dijo...

Uf! Qué relato Ely. Buenísimo. Debo decirte que la realidad supera la ficción, no se organizan tours pero más de un adinerado hace y dice cosas similares (y peores también).

Un abrazo, y suerte en el concurso!

CDG dijo...

Firmo debajo, Elysa.
Muy bien contado, con soltura, como dicen por ahí.
Un beso.

Fran Rubio dijo...

Fina ironía narrada con destreza y naturalidad, Ely. Espero que no me toque un viaje de estos en cualquiera de los sorteos que por ahí regalan. Lo malo de esta ficción es que en la realidad hay gente así. Un besote.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Aplaudo tu maestría para barnizar de humor irónico lo trágico, Ely. Una vez más, nos regalas un micro hilado a base de diálogos no acotados que sustentan la historia -y su tono, fundamental- por sí solos.

Mis aplausos.

Un abrazo,

Ximens dijo...

Muestras las dos Españas que conviven como mundos paralelos, que no se cruzan en las calles. Un tour turístico por la pobreza. Aplaudo tu ocurrencia, Elysa. Ahora no hay que irse a la India.

Laura dijo...

Oh! Elysa ¡es perfecto!. Una ficción que pone los pelos de punta, pero que resulta que pudiera ser que algún día haya en el mundo gentuza que pueda pagar por ver las miserias del resto ¿por qué no? ¿qué son acaso ciertas excursiones por poblados del tercer mundo para entregar bolígrafos? ... ummmmhhh.... yo diría que este micro tiene posos de realidades enmascaradas.

Me gusta mucho. merece un 10.
Besos Elysa.

Mei Morán dijo...

A pesar de lo trágico del tema me has hecho sonreír. Pero qué triste es esa realidad...
Un abrazo

Maite dijo...

Este relato es magnífico. Esa frase final, lo borda. Aunque trata de una triste realidad, has sabido darle ese tono de inteligente sarcasmo que me encanta.
Y cuánta envidia sigue dándome tu dominio de los diálogos...
Besos

Katy Sánchez dijo...

Me encantaría que no tuvieras que haberlo escrito. Muchos de ellos tienen nombre y apellidos y viven dela pensión de la abuela a quien han sacado de la residencia para poder vivir. Muy triste.
Bss

Zamarat dijo...

Qué sería de muchas familias sin la pensión y el apoyo de los abuelos.
Abrazo!

Rosa dijo...

Ironía en estado puro Ely. Me encanta!!!

Besos desde el aire indignado.

Lola Sanabria dijo...

Penoso. Y cercano a la realidad.

Triple de abrazos muy indignados.

Isabel Barceló Chico dijo...

¡Genial! Pero dentro de nada se hará tan corriente esa situación, que caerán en picado los precios de las visitas guiadas. Se habrá hecho de oro el inventor/a, mientras el asunto aún está fresco.
Un abrazo muy fuerte, guapa.

Puck dijo...

Espera que alguien no encuentre negocio en ello y lo veamos en algún lado... ainssss.... Triste viaje.
saludillos

virgi dijo...

Así vamos.
No haría yo ese recorrido, pero la realidad ya se nos acerca por su sola.
Me gustó, Elysa, un beso

Ana dijo...

Ely, me aparecido genial. Acabas de invertar el microrrelato natural.
Besotes

Ana dijo...

Vaya, quise decir inventar!

Susana Camps dijo...

La agilidad de tus diálogos no tiene comparación, Ely. Y el detalle del sobre final (yo ya estaba preguntándome quién puede ir de turismo a una realidad tan común) lo cierra todo perfectamente.
Abrazos

Dorothy dijo...

¿sabes que es lo triste de este relato? (Además de que la situación es real, claro) Que esto mismo que tú cuentas tan bien es lo que se ha estado haciendo en muchos países subdesarrollados durante años...

Un besazo

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

No es muy distinto este relato a la realidad de los turistas occidentales que camara en mano captan la miseria de los exóticos y pobres países de otros continentes a los que van. Es de esperar que no vengan de verdad, en el futuro, a hacer lo mismo que hemos hecho nosotros en otros lugares.
Mucha suerte. Un abrazo.

Daviblio dijo...

Mi amiga naranja ácida valenciana, tu compromiso con los desfavorecidos en tus relatos y con tu estilo de tratar los temas es un sello de garantía y calidad. Se sufre y disfruta al mismo tiempo.

Gracias. Un humilde beso!

Luisa Hurtado González dijo...

Hola, con un poco más de retraso del que hubiese preferido, te informo que la publicación que recopila todos los trabajos que participaron en la I Carrera Verde ya está lista. La encontrarás en Microrrelatos al por mayor y espero que te guste.
Muchas gracias por participar, Luisa.

mientrasleo dijo...

Madre mía que bueno, y es todo un drama lo que nos presentas en este micro. Me gusta la denuncia que haces de forma desenfadada, en tono casi coloquial.
Es lo que hay y muchos no quieren ver, hasta cierto punto... me has recordado las excursiones que hay programadas a Chernobil. No me digas el motivo, supongo que alguna sinapsis con ganas de divertirse
Besos

Sue dijo...

Muy bueno Ely!

Un beso

Cotos-ever dijo...

Tremendo el relato! El olor a colifror es la esencia del realismo actual