Seguidores

lunes, 20 de febrero de 2012

Una jornada particular

Imagen de Google


Anécdotas del parquin III


—Buenas tardes, señora, soy Carlos, el vigilante del parquin ¿Tiene algún problema? ¿No localiza su coche?
—¡Oh, no! Muchas gracias, estoy esperando a mi marido…, aunque está tardando un poco. Venimos de una boda…
—¿De una boda? No será la que se ha celebrado a las seis ahí arriba en Capitanía…
—Sí, esa misma, mi marido ha ido a buscar el coche para dirigirnos al convite, es que no puedo dar ni un paso más…, estos tacones me están matando…
—¡Pero, señora…! Ya hace un buen rato que se han marchado todos los invitados…
—¡No puede ser…! Mi marido debe estar viniendo con el coche hacia aquí…
—Perdone que le lleve la contraria, señora, pero le puedo asegurar que ya he controlado la salida de todos los coches de la boda…
—¿Está usted seguro…? Lo cierto es que llevo un buen rato esperando…
—Totalmente seguro y le puedo decir que lleva usted como cincuenta minutos aguardando, por eso me he acercado a preguntarle si tenía algún problema…
—¡Dios mío! Este ca… me la ha vuelt… er…
—Perdón, señora, no la he oído…
—Nada, nada…, no se preocupe, ¿sería tan amable de dejarme utilizar el teléfono? Es que estos bolsos de gala son tan diminutos que no cabe nada, tan solo llevo mi barra de labios y la invitación de boda…
—Lo siento, señora, está totalmente prohibido  entrar en la garita, solo el personal, pero…
—¡No me diga eso…! Fíjese que situación… Vivo a kilómetros de aquí, no llevo dinero… Dígame… ¿Qué hago…?
—¡Tranquilícese…! Le decía que podía utilizar mi móvil para llamar a su marido…
—¡Oh, muchísimas gracias! ¡Déme ese móvil, démelo…! ¡No, no se aparte, no hace falta…!



—¿Manuel…? ¿Dónde estás…?
—…
—¿Qué…? ¡Pero…, pero… Cómo que estás en el restaurante… En el parquin, ¿Dónde voy a estar?  Me has dicho que te esperara…
—…
—¡Eres un cabrón…! Sí, lo has oído bien, eso es lo que eres… llevo una hora esperándote como una idiota aquí en mitad de este sitio… Es ya la tercera que me haces, no, no me  da la gana… ¿Me vienes a recoger o qué…?
—…
—¡Cómo que has bebido un gin-tonic…! ¡Vamos, hombre, déjate de historias…! ¡Estás comiendo…! ¡Ah, perfecto, tú tan ricamente ahí tragando y yo aquí de plantón…!
—…
—¡Mira, déjate de explicaciones absurdas que no se las cree ni tu madre! ¡Qué te olvides de mí! ¡Sí, eso he dicho! Y escúchame bien… ¡Se acabó! ¿Me entiendes? ¡Se terminó, no te aguanto más! Y… a casa no vuelvas, las maletas te las dejo en la calle…
—…
—¡A mí no me chilles…! ¡Vete de viaje con los recién casados, gilipollas…!



—Aquí tiene su móvil, muchas gracias ha sido usted muy amable.
—No es nada, ¿necesita algo más de mí?
—¿Cómo me dijo que se llamaba…?
—Carlos…
—¡Ah, sí… Carlos! ¿Sería mucho pedir que me preste veinte euros para coger  un taxi…?




 parquin. Adaptación gráfica propuesta para la voz inglesa parking, ‘lugar destinado al aparcamiento de automóviles’. Su plural debe ser párquines .  Aunque, por su extensión, se admite el uso del anglicismo adaptado, se recomienda usar con preferencia voces españolas de sentido equivalente, como aparcamiento, en España
DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS

42 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Pobre Carlos...

Adivín Serafín dijo...

¿cuántos habrán caído en la misma historia?

Cabopá dijo...

Es muy buena esta "jornada particular". Yo, sí me la creo, conozco algunas parecidas...

Muy bien los dialogos y el planteamiento. Me quedo a la espera de más...

Besiocos

Rosa dijo...

Jajajaja, me encanta Ely!!!
No se si al pobre Carlos le han timado o si a la buena señora su marido se la ha jugado...

Besos desde el aire

Ximens dijo...

Un relato dialogado, con narrador ausente, sin acotaciones por lo tanto que muestra una escena muy simpática y que curiosamente es del personaje ausente del que más se termina por saber. Me imagino el apuro Carlos. Revisa ese parking.
Por otro lado, muchas gracias por la compañía del fin de semana..., y por el ¡arroz al horno! de tu personaje

Arte Pun dijo...

Hola Ely, me gustaron mucho los diálogos. Mucho me temo que esto debió decírselo a la cara hace ya algún tiempo, no sé, cortar por el móvil,... para mi que acaban durmiendo juntos como la última vez, y mañana no recordarán que se llamaron.

Gracias por el relato. Fue un placer conoceros. Un abrazo.

CDG dijo...

Me encantan esos dialógos que nos enseñas. Tanto que voy a volver a leerlos,que un chute de vida escrita nunca viene mal.
Un beso

L.P dijo...

Ely, un relato divertido y a la vez con doble contenido. Con cambio en el personaje. Muy bueno!!

Abrazos
L;)

Paloma Hidalgo dijo...

A rey muerto rey puesto!! Una mujer de recursos sí, me he reído con tu jornada particular.

Un abrazo

Citizen_0 dijo...

Me encantó la situación y el final abierto para elegir la maldad o la bondad humana.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Curioso el relato... pero revisa la puntuación y la ortografía.
"Buenas tardes señora, soy Carlos, el vigilante del parking ¿Tiene algún problema? ¿No localiza su coche?"

Laira dijo...

¡Fenomenal! un diálogo tan real...
¿Carlos le prestará el dinero? ¿le llevará en coche a casa? vaya situación.
Genial, tus relatos-diálogos son geniales, quiero más.

TORO SALVAJE dijo...

A Manuel le va a caer la del pulpo.

Besos.

JUAN-LUIS dijo...

Pues yo creo que no existía marido, es una treta para ir a casa sinque te cueste un duro, jejejje.

Me quedó la pena de no haber podido charlar más con vosotros, pero éramos tantos, tanta actividad...aun así sabes que los abrazos y los ojos lo dicen todo.

Un abrazo enorme!!!!!

Nicolás Jarque dijo...

Elysa, no digo nada del parquin o parking, pues ya sabes...

Me ha parecido una escena muy cómica, como casi todos los micros en los que incluyes diálogos. A veces, la realidad supera la ficción, y este caso, lo atestigua. Una boda trae una boda y a veces, una separación.

Me gustó, aunque ahora me quedo con la duda de sucedió con la "plantada".

Bessets.

La Dame Masquée dijo...

Madame, le ha quedado la mar de expresivo ese diálogo con los puntos suspensivos al otro lado. Resulta muy cómico, y encaja perfectamente con la imagen de la foto que ha elegido.

Feliz tarde, madame

Bisous

Carmen dijo...

Es que lo haces tan real! Genial como siempre...
Besines,

Xesc dijo...

Una historia dialogada contada de forma genial.

Bravo. Muy ágil.

Un abrazo Elysa

Raúl Alvarez Quiñones dijo...

Pues, yo creo que según están las cosas al pobre Carlos le han "levantao" 20 eurazos por todo el morro.
Por cierto he visto que pone que es la tercera parte y creo que solo he leído ¿Cual es la otra?
Un besazo.

Towanda dijo...

Lo que le caiga a Manuel, bien merecido lo tiene, por capu***.
Buenísimo diálogo.
Besos.

Katy dijo...

Muy divertido, sobre todo cuando tienes los pies hechos polvo. Menudo plantón. ¿Como se le iba a olvidar la mujer? Eso es que la confundión con otra:-)
Genial como siempre.
Bss Ely y buena semana

alma dijo...

:D

Preparate Manuel. Te queda un corte de pelo...

Un beso, guapa

Sandra Montelpare dijo...

El que se fue de Sevilla, perdió su silla! Sale un Manuel y entra un Carlos...
Me encantaron los diálogos, Ely!! Saludos van!

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Hoy casi no llego a la primera página de los comentarios ...

Puedo imaginar fisicamente a ese pobre Carlos y la cara que se le habrá quedado al ver cómo se marchaba la dama con su botín. Contó con suerte si no se fue también con su teléfono.

Me gusta el texto, hilado a través de un diálogo sin acotaciones, que marca el ritmo del relato.

ABLACCndo de puntos débiles, me parece -ya sabe usted, problema mío que diría alguien- que la primera frase es demasiado explicativa. El vigilante se presenta demasiado. No sé. Me resulta un tanto inverosímil.

Por lo demás, un relato muy bueno; aunque al principio creí haberlo leído ya. Pero el que recordaba era de terror.

Un beso.

Aurora Ruá dijo...

Muy bueno, Ely. Por desgracia, hay mucho "Manuel" suelto, y lo que es peor, mujeres que aguantan estas cosas tres veces y más.
Un abrazo,

Maite dijo...

Me da a mí que al pobre Carlos se la han dado con queso! Besos.

Mar Horno dijo...

El diálogo es impecable y la historia más común de lo que pensamos. Visto como está el mundo y lo que les pasa a las buenas personas, me parece que a Carlos se han estafado con guante blanco. Una historia muy divertida y muy bien escrita. Un beso Elysa.

Patricia Nasello dijo...

Ay, mucho temo que esta pareja había terminado hace mucho tiempo ...aunque ellos no se dieran cuenta

Un placer leerte, Ely!

Laura dijo...

Al principio dudé de tu equivocación al escribirlo, pero gracias a tu última aclaración todo cobra sentido.

Me gustan los diálogos bien construidos, ¡que no es nada fácil!, porque hay que conseguir que los personajes hablen solos y digan lo justo y necesario para cada secuencia del acto.

Un abrazo Elysa.

Sue dijo...

tampoco le cabía un billetito de 20 euros en el bolso?... ays, yo creo que le gusta el vigilante del parqun :)
De todas formas, tres son muchas veces. A la primera a mi no me ve el pelo ese mamón.

Karras dijo...

Parece surrealista, pero yo puedo asegurarte que he visto situaciones parecidas en mi trabajo. Incluso con el c...... incluido.
Un beso.

Miguelángel Flores dijo...

Pues yo diría que Manuel ni existe... Estoy seguro. Es más, creo que ella no estaba ni en la boda.
Un abrazo, Ely.

Dorothy dijo...

Niña, qué angustia que me ha entrado. Eso de que te dejen tirada en un parking es una de mis pesadillas.

Un beso.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

O la han engañado a ella o le quieren timar a Carlos, aunque yo me inclino por la segunda opción...

Me encantan tus diálogos :)

Un abrazo

MJ dijo...

¡Qué bien manejas los diálogos, Elysa!
Un gran micro.

Oye, un placer compartir unas horas contigo en Madrid. Me gustó conocerte.

Un besito.

Isa Merino dijo...

Buena historia, buenos personajes, buen diálogo. Enhorabuena y gracias por estas sonrisas que me has sacado en una oscura tarde de trabajo :-)

C.G. Aparicio dijo...

Jajajaj!! Pobre Carlos... cuantos euros se hará tenido que gastar ya??

Un saludo!

Lola Sanabria dijo...

Ya que estamos de rupturas, deme un poco de todo que estoy falta.

Me gustó el humor que destila.

Mil abrazos.

Susana Camps dijo...

Me encantan tus diálogos, Ely, ya lo sabes. Creo que tienen mucha fuerza, agilidad y "visibilidad". Los imagino como cortos o como escenas televisivas, aunque realmente no se necesita el apoyo de la imagen para saber exactamente cómo es cada personaje, tú lo consigues sólo con las palabras. Es un don.
Un fuerte abrazo.

laleydeotros dijo...

40 cometarios, Elysa, ya me dirás cómo lo haces...
Me ha gustado el diálogo, se lee del tirón. Me sorprende que el marido hable con ella tan tranquilo desde el convite, en un parking que además no suele haber cobertura. Parece como que el marido lo ha hecho drede y casi me interesa más que eso no se supiera porque, por ejemplo, se quedan sin cobertura, y ella se ve obligada a tener un conversación con el encargado del parking, una conversación con alguien con quien no la hubiera tenido nunca y que a través de eso se contase algo insólito que no se hubiese producido sin ella no se hubiese quedado allí...
Muy bien, muy fresco.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Cómo un tío puede irse sin su amada??? Ah, porque no la ama... ya me parecía a mí, ja ,ja... ¡Vivan los divorcios!! Bss

Miguel dijo...

Después de saborearlo detenidamente estoy en duda, no sé si debe darme pena el pobre Carlos o el marido.

¡qué envidia, Ely! esa maestría manejando los diálogos.

Besotes


Miguel