Seguidores

martes, 19 de junio de 2012

Susurrando mensajes

Foto de Elyely



Miras fijamente la espalda del individuo, deseando penetrar a través de la nuca en su cerebro. Quieres ver donde habita esa neurona retorcida que has intuido y quizás por algún extraño milagro conseguir sanarla.
Cuando cierra la puerta, contemplas el hilo de perlas que ha elegido para el collar que deberá lucir su futura mujer el día de la boda y tienes frio, mucho frío.  Sus gritos de pánico han llegado hasta ti cuando el hombre las ha cogido. Son las más  caras y  majestuosas… pero ahora están llorando, aterrorizadas, enviándote señales del futuro trágico de quién será su dueña.
Trenzaras el collar con ellas, al hacerlo extraerás de ti  toda la fuerza para rociarlas con tu compasión  y empatía. Te susurrarán rebeldes, pero harás que entiendan que su destino es ser la nota discordante en esa ceremonia que él quiere perfecta.
La novia comprenderá que es un mal presagio que ese collar de perlas se rompa un segundo antes del sí quiero.
 Sonríes, vislumbras que percibirá vuestro mensaje.


44 comentarios:

Yashira dijo...

Precioso Elysa, qué bonita forma de mezclar la intuición y de alguna forma la ayuda a un ser en peligro. Me ha gustado mucho este relato. Besitos.

Rosa dijo...

Me gusta como has mezclado tu diseño en el relato Ely.

Besos desde el aire

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Ese/a joyero/a sabe muy bien lo que se trae entre manos, y parece un/a virtuoso/a en su oficio... ojalá todo salga bien y la novia huya a tiempo.

Me ha gustado mucho tu relato, cuentas la historia en segunda persona de un modo magistral.

Un abrazo :)

Patricia Nasello dijo...

Un micro de tintes fantásticos, de percepciones paranormales, de la antigua y terrible lucha entre el bien y el mal.
Un encanto de micro, Ely.

Abrazos!

La Dame Masquée dijo...

Ojala llegue a tiempo ese mensaje y ella tenga valor para decir NO!
Ha sido afortunada contando con esa ayuda providencial.

Feliz día, madame

Bisous

Pablo Vázquez Pérez dijo...

Muy bonito a pesar de lo terrible del futuro. Es tan bonito el título de SUSURRANDO MENSAJES aunque también e sugiere ENGARZANDO MENSAJES (por lo de unir las perlas en el collar). Saludos.

AGUS dijo...

Inquietante, muy medido. Sin desvelar nada, la angustia es aún mayor.

Abrazos.

Carmen dijo...

Ojalá esa señal fuese bien interpretada pero, ya se sabe que a veces la ceguera...
Besos,

Sara Lew dijo...

Me gusta la historia y el tono con el que está escrita. Muy buen micro, Elysa.
Besos.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Ely... seguro que sí, que lo capta como todas lo captamos... te quedó perfecto... como un collar de perlas... Bss

Katy dijo...

Esto es intuición o un poco de imaginación. O ambas cosas. A veces los objetos hablan y uno adivina algunas cosas con su contacto. ¿Mal presagio? Las perlas no me gustan demasiado para las bodas:-)
Como siempre dejas muchas ventanas entreabiertas.
Bss

Nicolás Jarque dijo...

Elysa, un collar de perlas con vida propia y que sirve de salvación de toda una vida que se presenta negra. Es inquietante tu relato por la forma que has elegido de contarlo.

Sensacional.

Bessets.

Petra Acero dijo...

Me gusta cómo se va desarrollando. Me gusta la atmósfera, la irrealidad real. La atractiva trama... Me gusta tu micro, Ely.

Un besoooo

mariajesusparadela dijo...

¡qué puntito perfecto!

Aurora Ruá dijo...

Buen micro, Ely. Me gusta ese toque mágico de las perlas vivas.

Ximens dijo...

Con este relato en segunda nos quieres hacer brujos a todos tus lectores. Vale, sea por la causa.

Emilio Manuel dijo...

¿Las niñas que se casan hoy, se ponen esos collares?, pensaba que era cosa de sus abuelas y madres, hoy con un lazo al cuello van muy monas, al menos eso dicen.

Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Y por si acaso debería avisarla de mil formas más.

Besos.

MJ dijo...

Todos esperamos que la novia escuche a tiempo el mensaje de las perlas.
Un micro muy intrigante, Elysa.

Besotes.

Ana dijo...

Un relato con final feliz, a pesar del principio.
Un beso,
Ana

Raúl Alvarez Quiñones dijo...

Lo primero: el collar de la foto es precioso.

Lo segundo: el relato, muy bueno.
Un besazo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Espléndido, Elysa!

Este es un micro soberbio, que mantiene la tensión narrativa en sus máximos gracias a cómo nos has dosificado lo implícito de la trama, lo soterrado de la historia. Excelente uso de los espacios de indeterminación, que marcan los límites de la expresión narrativa de la pieza.

Un narrador difícil, muy bien utilizado.

Pero para que no se crean que este comentario tiene algo que ver con cuánto te quiero, te pondré una pega. Yo cambiaría -en la última frase- el "va a captar" por "captará" o puestos a rizar el rizo "percibirá".

Gran trabajo, Ely.

Un beso.

Cabopá dijo...

Magnifico relato, tremendo mensaje el de las perlas...

Consigues con tus "hilos narrativos" llegar al corazón del lector.Los nudos que entrelazan las perlas, son como los de la vida...

¡Felicidades!
Muchos besicos, amiga.

Dorothy dijo...

Fantástico. Si yo fuera la novia, desde luego que desconfiaría de casarme si el collar se rompiera antes de la boda. Cómo se ve en esta historia lo brujilla que eres. Una brujilla buena, pero brujilla.

Un beso

Laura dijo...

Mira que las brujerías me atraen, pero ahora me pregunto ¿hubiese dicho yo, un NO rotundo ...si las perlas baratas hubiesen caído por el suelo...?.

Ay!, que creo que sí, que hubiese dicho que NO.

Me gusta Ely, es una buena mezcla de literatura y presagio con una buena dosis de sorpresa.

Un beso.

Fran Rubio dijo...

Tono, atmósfera, tensión narrativa, incertidumbre... ya te lo han dicho todo.

Un buen micro, una perla.

Gala dijo...

Vaya con el joyero, dejando mensajes subliminales a una novia supersticiosa tal vez?
Y es que hasta que no se diga el si quiero queda esperanza.

genial el micro.

Besitos mediterráneos.

Miguelángel Flores dijo...

Buenísimo, Elysa. Pero yo vuelvo a ver algo brujil en la protagonista.
Dime una cosa, Ely, tienes gato? negro? Y sapo?
Un abrazo.

L.P dijo...

Un micro espectacular, Ely!!
La sengunda persona lo hace más real, más nítido. La trama atrapa desde el primer párrafo y mantienes la tensión, con esa magia, cuantas cosas no vemos o no escuchamos porque no estamos atentos, y cuando las vemos no podemos gritarlas.

Mil abrazos, amiga.

CDG dijo...

Qué poder el de esa mujer. Qué poder el tuyo desde que nos haces ver la nunca hasta que el personaje quiere que se rompa el collar para arreglar una vida, un despertar.
Vaya susurros...
Un beso.

Karras dijo...

Yo pienso querida Ely que con esa clase de poderes se debe de sufrir mucho. Tener la certeza de que algo malo va a pasar y darle vueltas a ver de que manera lo evitas, tiene que ser angustioso. Un besote.

Susana Camps dijo...

Fenomenal el punto de vista elegido, y el objeto mágico. En una escena mínima nos tienes en vilo y nos proyectas toda una filosofía de la vida: ¿hay que leer los símbolos o dejarlos pasar en nombre de la realidad inmediata? ¿será capaz la novia de interpretar esa rotura como realmente merece? ¿y si se deja llevar por las promesas, la fiesta, los proyectos...?
Me gusta el sabor a desasosiego que dejas.
Abrazos

Odys 2.0 dijo...

Esperemos que la novia lleve puestas las gafas :-)

Besos

Isa Merino dijo...

Con maestros como Pedro, Ximens y tú, algún día, después de aprender de vosotros, me atreveré con ellos

Un abrazo
Isa

Laura Uve dijo...

Debería dar más avisos... qué frío he sentido yo también al leerlo.

Me ha gustado, tiene fuerza siendo tan breve.

Besos!!

Aliator dijo...

Inquietante y que hace presagiar un futuro trágico para la posible esposa. Muy bien expresado y en pocas palabras nos has contado mucho. Elyssa no me ha llegado el correo que me enviaste el domingo. Mi correo comienza./ ccamposna@ ...... El resto ya lo conoces. Besos.

Xesc dijo...

Eso sí que es tensión, no el teléfono. Muy inquietante. Él y la capacidad de ella de leer esos mensajes.

Bravo. Casi sin decir nada, insinuando mensajes y señales nos mantienes en vilo y cierras para que imaginemos el final, también insinuado.

Cabe esperar que le llegue el mensaje.

Abrazos fuertes

ESPERANZA dijo...

¿No dicen que da mala suerte ponerse un collar de perlas el día de tu boda?

Lo mejor es que escape de su mala suerte.

Un abrazo,

Laira dijo...

Genial, como siempre, te he imaginado creando el collar, introduciendo perla a perla en una cadena,con una sonrisa maliciosa en los labios.
Escribes fenomenal.
Besos.

mientrasleo dijo...

Una combinación armónica y un relato con mucha fuerza.
Un placer venir, siempre.
Besos

Daviblio dijo...

Collares que ahogan.

Ese de la foto es obra tuya? Es muy cuqui!

Un besote.

Isabel Barceló Chico dijo...

Impresionante esa percepción de un futoro desdichado o violento. Ay, amiga, dichosas tus manos que saben transmitir mensajes tan sutiles. Un abrazo muy fyerte.

Citizen_0 dijo...

Un hermoso relato sobre lo que tanto llaman lacra social. Es un tema que nunca debe dejarse en el olvido y que debe estar siempre presente. Por tu parte, has hecho un trabajo que me gustó, porque nunca se debe estar indiferente y lo has plasmado muy bien, aunque pueda parecer una situación imposible, siempre hay que hacer algo al respecto.

Sobre tu mensaje, creo que las palabras dormirán y me dedicaré a leer las vuestras. Aunque no tan a menudo como me gustaría, pero ya os dije que las raíces están ahí y no pierden la conexión.

Raúl dijo...

Un collar sencillo, un relato sencillo. Ambos bellos.