Seguidores

lunes, 6 de agosto de 2012

Éxodo




Los barcos enfilan hasta colocar sus velas gigantes en dirección al sol. Buscan acumular la energía que les permita realizar el largo viaje a través de las estrellas. En las cubiertas los marineros estelares trajinan sin descanso para dejar todo en marcha antes de que los rayos del astro rey llenen el motor con el combustible necesario para la travesía.
Los pasajeros nos asomamos por  estribor  para contemplar por última vez el planeta que hemos abandonado. Se exhibe ante nuestros ojos bajo una densa y oscura nube que ahoga toda forma de vida. Todos, en un silencio solemne, nos preparamos para este desplazamiento a través del cosmos con la esperanza de encontrar un nuevo hogar. Recordamos a los ausentes, muchos decidieron quedarse.
Unos miles de seres humanos hemos conseguido abordar estos navíos solares, iniciamos el éxodo sin destino conocido sin retorno, huyendo de la falta de expectativas y de los cicateros que arruinaron la única casa que poseíamos. Creen que nos han embargado el futuro pero no alcanzan a comprender que el ser humano siempre está viajando en una única dirección: la que marca la palabra esperanza.


Este micro ha sido uno de los mencionados en el concurso del mes de Julio del blog Esta noche te cuento. Muchas gracias por esta mención, es una alegría ver mi nombre entre tantos y tan buenos autores.

Podéis leer el resto de los participantes pinchando aquí.

29 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Me ha gustado muchísimo.
Me dan ganas de ir en uno de esos navíos solares.
Anda, déjame ir...

Te felicito.

Besos.

Ximens dijo...

Enhorabuena, Elysa, por este triste y esperanzado relato. Sí, nuestros hijos están saliendo en busca de esperanza, y aquí nos quedamos ya los viejitos. Quizás ahora alguien comprenda a las oleadas de emigrantes que despreciaron. Lástima que ganen los malos. Venga, a disfrutar de la tristeza.

Yashira dijo...

Enhorabuena Elysa, ya vi tu nombre, es que el relato no es para menos.
Es precioso, aunque desolador...

Besos y un fuerte abrazo.

Raúl Alvarez Quiñones dijo...

PRE-CI-O-SO, me alegro por ti, eres muy buena escritora y te mereces menciones y premios.
Un besazo.

Lola Sanabria dijo...

Una belleza, Elysa. Me ha encantado. ¡Enhorabuena.

Abrazos estelares.

mariajesusparadela dijo...

La mejor dirección. La única que nos dejan.
Precioso.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Enhorabuena, Elysa!

Un relato de profunda tristeza, que -con ausencia de complejidad estructural- consigue emocionarnos a traves de la metaforización del presente.

Me uno -como inmigrante que soy- a la reflexión de nuestro Ximens, cuando apela a la esperanza de que la situación nos lleve a reflexionar sobre nuestro trato a los inmigrantes.

Hoy me has dado una alegría.

Un beso.

Nicolás Jarque dijo...

Ely, ¡Enhorabuena! Me alegro mucho de este reconocimiento, pues hace justicia con este relato, y sobre todo, con tus letras.

Aunque todo parezca perdido, los seres humanos siempre perseguiremos la esperanza. Bonito propósito que es verdad.

Es un honor compartir mención contigo.

Bessets.

Raúl Gómez dijo...

Muchas felicidades Elysa, un relato tan bonito como triste. Es todo un lujazo para mí compartir mención a tu lado :D

Diana de Méridor dijo...

Madame, otro éxito de lo más merecido. Su relato es magnífico, y lo que más me gusta es que termina con ese broche de oro que es la palabra esperanza.

Buenas noches

Bisous

Dorothy dijo...

Precioso. Si encuentras uno de esos navíos guárdame un pasaje, que yo también necesito enfilar ese camino.

Un besazo, guapísima

L.P. dijo...

Ely, cuantas imágenes y cuanta verdad en ese micro fantástico.
Que no nos falte nunca la esperanza.

abrazos a millones

Pablo Vázquez Pérez dijo...

Pues por añadir algo más, lo que me ha encantado es la imaginación partiendo de un mensaje ecológico y social. A veces cuesta soltar la imaginación sin riendas y es un buena ráfaga de aire fresco en este caso. ENHORABUENA. Un abrazo.

mientrasleo dijo...

Un micro fantástico, transmite toda una vida y un futuro
Besos y enhorabuena. Es más que merecida la mención

Carmen dijo...

Ojalá ese éxodo no tenga que realizarse nunca pero al paso que vanos...
Besos,

Laura dijo...

Me gustó mucho Elysa, me hizo mucha ilusión cuando leí tu nombre, tu breve, y tus navíos.

Un beso por esta mención, y porque tus letras avanzan a toda vela. Smuak.

Luisa Hurtado González dijo...

Es un texto excelente, no me extraña nada que esté donde está; es lo justo.
Un poco eco otro poco de ciencia ficción y... elegante.

Laira dijo...

¡Felicidades! normal que lo mencionen, es buenísimo.
Desde luego que yo subía sin pensármelo y con los ojos cerrados.
Un abrazo.

Gala dijo...

Precioso viaje, ir en uno de esos navios es luchar por una creencia, por no dejarse derrotar aunque nos quieran robar toda esperanza.
Hay que confiar en nosotros mismos y en la capacidad del ser humano para salir adelante.

De momento ya van saliendo algunos barcos de jóvenes en busca de esa esperanza... seguro que la encuentran y los que quedan, sabrán luchar.

Besitos mediterráneos.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Me da miedo abandonar la Tierra... yo me quedo... Bss

Mei Morán dijo...

Ciencia ficción de esperanzadora tristeza.
Felicidades por la mención!

CDG dijo...

Merecidísimo. Me alegra ver a algunos de mis "habituales" por allí metidos.
A disfrutar el momento, Elysa, con el premio que te da este texto agridulce.
Un beso.

Karras dijo...

Genial es soberbio Ely ciertamente, tu imaginación carece de limites así como tu maestría en los relatos que comapartes. Y ¿Sabes lo mejor? para mi que eres como Julio Verne es decir con visión de futuro. Un besote

Anónimo y orgulloso de ello dijo...

Los navíos solares son como los carros lunares, nunca sabes si han pasado la ITV.
La Boca del Ello

Arte Pun dijo...

Hola Ely, me gustó tu canto a la esperanza, con esos veleros solares. Felicidades.

Un beso

Miguel Ángel Page dijo...

Aunque pudieras dibujar el futuro, en realidad estás repasando sobre las líneas de tantas personas que buscaron un mundo mejor.
Trajiste a mi memoria un libro gráfico increíble que te recomiendo, "Emigrantes" de Shaun Tan.

Un abrazo

Katy dijo...

Preciosa oda a la Esperanza, me gustado mucho (como siempre) Mereces estar entre los mejores. Tus palabras llegan.
He estado en otro velero surcando el mar... y sintiendo esta libertad
Y hoy que me he enchufado después de tiempo, vengo a dejarte un cálido abrazo.
Bss

Sue dijo...

A mi me angustiaría mucho subirme a una de esas naves. No digo que quedarme en la tierra me produzca menos angustia, pero al menos hay oxígeno. De momento.

Muy buen micro, artista.

Miguel Urda Ruiz dijo...

Guau. Otra vez la carne de gallina, pero esta ves de forma enternecedora, Ely.

¡Que duro es dejar la vida que uno se ha formado poco a poco! los seres querido...

Profundo relato reflexivo que emociona.

Gracias por esa ternura que compartes con nosotros.

Miguel