Seguidores

martes, 11 de septiembre de 2012

El mar y sus leyendas

Imagen de Esta noche te cuento



En mitad de la nada existe la isla, tan diminuta que apenas queda espacio para albergar el faro, hace mucho tiempo que allí no vive nadie.
Solo una vez cada año, cuando el cielo toma el azul marino, hace su aparición el navío. Emerge como una extraña luz roja, incandescente, y en el centro de esa fosforescencia, los mástiles, palos y velas de un bergantín. En ese momento el faro se enciende y la nave inicia su acercamiento. Cuando parece que ya la proa va a tocar tierra, unas inmensas olas, rugientes y feroces, se alzan majestuosas como corceles encabritados impidiendo toda posibilidad de aproximación. Durante toda la noche se repite el drama, una y otra vez, con una desesperación rayana en la locura, hasta que el amanecer cubre la escena atenuándose como un espejismo en la línea del horizonte.
El único tripulante de esa nave épica es el Holandés Errante, condenado a vagar eternamente sin pisar tierra jamás. No encontrará descanso hasta el día que consiga recuperar su alma. La misma que vive encerrada dentro del faro.


Con este texto participé en la convocatoria del blog “Esta noche te cuento” del mes de Agosto. Podéis leer más participaciones pinchando aquí.



38 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Joder que bueno...
Dudo que haya alguno mejor que este.

Aplausos.

Besos.

L.P. dijo...

Ely, nadas bien en todos los estilos, lo encuentro filosófico y poético a la vez. Me gusta un montón.

oleadas de abrazos

Yashira dijo...

Precioso Ely, te atrapa como ese Holandés Errante está atrapado en la eternidad.

Me ha encantado, no entiendo que no lo hayan elegido. Es cautivador.

Besitos,

Luisa Hurtado González dijo...

Fui precioso leerlo, como un cuento o una leyenda, las palabras justas y adecuadas, sin más.
Una gozada es leerlo también ahora.
Un beso

Susana Camps dijo...

Buenísimo final. Y la ambientación, generosa y sugerente. Suscribo las palabras de Toro Salvaje.
Fuerte abrazo

Sara Lew dijo...

Hermoso cuento, Elysa. Me gustó en su día cuando lo leí en el concurso, y ahora que lo releo me gusta aún más.

Un abrazo.

Emilio Manuel dijo...

¿Que acto cometió para se tan gravemente penado?.

Un abrazo.

Enmascarado dijo...

Triste historia la de tu holandés errante. Ya la había leido en el blog y me pareció genial tu versión creo que eres una de las que faltan en esa lista de seleccionados. Respecto a la historia original, tuve la suerte de oirla el año pasado en una concierto de la banda militar de Hamburgo y...bueno fue otra manera de conocerla con todos sus acordes.

Besitos.

Ximens dijo...

Te lo dije allí. Es preciosa tu versión de la leyenda, quizás ahora la veamos en Wiki como la auténtica. Me gusta mucho y si no ha sido seleccionada no te preocupes, los jurados tienen sus propios gustos. No entiendo los motivos para no ser seleccionada, a la vista del resto.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Esto es lo que más me retrae de los concursos, la volubilidad de los jurados. Nos los he leído todos, porque en los concursos sólo leo los de los amigos, Ely; pero en este caso sí leí unos cuantos más y ninguno de ellos llegaba al nivel de este micro.

Repetiré palabra por palabra lo dicho allí, para dejar constancia de mi opinión:

Con este micro de tanta potencia visual, Elysa, nos sumerges en la tormenta del sufrimiento eterno. Esa tormenta tiene una gran carga semiótica; es imposible que el lector no se vea devorado por ella y no acabe sufriendo por el personaje y -en última instancia- por su propias busquedas sin fin.

Gran micro, sin duda.

Así que repito, gran micro, sin duda.

Un beso.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Esto es lo que más me retrae de los concursos, la volubilidad de los jurados. Nos los he leído todos, porque en los concursos sólo leo los de los amigos, Ely; pero en este caso sí leí unos cuantos más y ninguno de ellos llegaba al nivel de este micro.

Repetiré palabra por palabra lo dicho allí, para dejar constancia de mi opinión:

Con este micro de tanta potencia visual, Elysa, nos sumerges en la tormenta del sufrimiento eterno. Esa tormenta tiene una gran carga semiótica; es imposible que el lector no se vea devorado por ella y no acabe sufriendo por el personaje y -en última instancia- por su propias busquedas sin fin.

Gran micro, sin duda.

Así que repito, gran micro, sin duda.

Un beso.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Un micro que es macro en significado.
Nos traes los ecos de la leyenda del Holandés Errante en un lenguaje que se asemeja al vaivén de las olas.
Lírico y cómplice al tiempo.
Abrazos.

Yolanda dijo...

Excelente Elysa, de acuerdo con los demás en que mereció ser premiado.

Me encanta el lenguaje y el modo en que se desarrolla tu historia.

Besos.

Laura Uve dijo...

Me encandila el mar y los faros... tengo muchos fotografiados.

Imagina el placer que me ha proporcionado tu relato.

Besos!!

Dorothy dijo...

El Holandés Errante siempre me ha fascinado y este micro también, con esa isla diminuta y ese faro...

Un beso

mariajesusparadela dijo...

Precioso, Ely.

Ana Crespo Tudela dijo...

Con el final un escalofrío me ha estremecido. Un relato lleno de emoción.
Un beso

Katy dijo...

Inquietante. Una leyenda posible pero si no se puede acercar difícilmente puede recuperar nada.
Bss

Laura dijo...

Fue precioso cuando lo leí por primera vez, y ahora, incluso diría que ¡gana en segunda lectura!.

Y bueno Ely, sobre los gustos de los jurados...pues ¡ya sabes! lo que ocurre ... a veces gustas mucho, otras menos, algunas nada.... La solución : "Dormir con parte del jurado y leerle por las noches (sólo leerle)" jájá, noooo...que es broma....

Un besote.

CDG dijo...

Está todo dicho:
plas, plas, plas.
Y un beso.

Nicolás Jarque dijo...

Elysa, releyendo este micro he vuelto a disfrutar de esta historia circular y marina que parece no tener fin, pues sin alma se puede estar vagando mucho más del final de los días.

Bessets.

Alma de Adra dijo...

Me gusta mucho Ely, es muy visual y muy íntimo a la vez...todos somos el holandés. Su verdadera condena es que él lo sabe y nosotros pues...mal tontos, consuelo de muchos... ya sé que el refrán no es exactamente así

XD

Besos, chula

Sandra Montelpare dijo...

Coincido con los comentarios de arriba: al jurado se le debe haber escapado esta joyita!
Aplausos de pie!!!!! Saludos admiradísimos, ELy!

Carla Mendez dijo...

Hola
Me llamo Carla y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes, te felicito!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
Si estás de acuerdo házmelo saber.
PD: mi email es: mendezcarla90@gmail.com
Carla.

Carmen dijo...

Precioso y evocador. Duro castigo el de el Holandés Errante...
Besos,

Raúl Alvarez Quiñones dijo...

Muy bueno Ely, Un besazo.

Diana de Méridor dijo...

Madame, qué bonito recuerdo a la leyenda del Holandés Errante. No alejo de mi cabeza la música de Wagner mientras veo en mi mente a ese barco fantasma.

Buenas noches

Bisous

Zamarat dijo...

Perfecto!! Siempre es un placer leerte. Abrazo!

Gala dijo...

Genialidades como esta son las que te hacen diferente.
Tan original y delicada en las palabras.
Tus textos no son espejismos afortunadamente, podemos leerlos y releerlos una y una vez más, para que aunque amanezca sigan estando ahí para nuestro deleite.

Besitos mediterráneos.

Rosa dijo...

Un texto precioso y emotivo Ely...
Un gusto leerte ya lo sabes :)

Besos desde el aire

maria oliver dijo...

... si es que lo digo siempre, no hay tesoro más prciado que "un alma" en condiciones, debería ser asignatura obligatoria aprender a cuidarla con minucioso esmero!!!!!

un beso

mercedespinto dijo...

Magnífico cuento, bien narrado y pleno de imaginación. Me ha encantado.
Un abrazo.

mientrasleo dijo...

Que bueno!!
Además el Holandés, de mis leyendas favoritas y mi ópera preferida.
Besos

Towanda dijo...

Me dan miedo las cosas que duran eternamente y esas condenas de por vida.
Ely, es buenísimo y tan breve que no puedo por menos que felicitarte por tener la capacidad de contar tanto en tan pocas líneas.

Un beso muy fuerte.

ESPERANZA dijo...

Creo que ya te comenté allí, pero te reitero mis felicidades por esta versión de la leyenda del holandés, que has recreado.

Un abrazo,

Citizen_0 dijo...

Es estupendo, sin duda. No puedo añadir mucho más de lo que se ha dicho ya.

Un abrazo.

Miguel Urda Ruiz dijo...

¡Qué no fue premiado, Ely!

Exige la hoja de reclamaciones. Si quieres podemos reunir firmas para exigir que lo proclamen ganador.

Por dios, por dios que falta de sensatez tiene ese jurado. Acaso no han vibrado con las olas, con el Holandes Errante y una nave encerrada en un faro.

Qué injustos son los jurados, -casi siempre-

Besos supergigantes, Ely.

Miguel

Laira dijo...

Esta genial. Es triste, angustioso, una condena eterna.