Seguidores

miércoles, 5 de septiembre de 2012

El paseante nocturno

Imagen de Google




Mi calzado es silencioso y siempre llevo prendas oscuras. Con todas estas precauciones puedo salir a pasear cuando oscurece.
Camino en la noche, alejándome siempre de la luz de las farolas. A veces he encontrado andando a otros como yo, pero hace tiempo que esto no sucede.
En mis vagabundeos no puedo evitar atisbar por las ventanas, escondido entre las sombras veo a las parejas, a veces con hijos, sentados cómodamente ante la pantalla del televisor. Ignoro lo que sucede en otros lugares, pero sospecho que es igual que aquí. Siempre es la misma rutina, observando el aparato desde las ocho de la tarde hasta las doce, después a la cama para descansar y poder producir.
Conozco el castigo por trasgredir la norma, pero la única emoción que  queda, cuando todo en la existencia está reglamentado, es salvaguardar estos paseos nocturnos.

33 comentarios:

Susana Camps dijo...

Expectativas de género negro para sorprendernos: ese observador nocturno, alienado, somos todos... Me gusta la imagen de las familias viendo la tele, espiadas desde la ventana.
Abrazos de paseante nocturno

Mei Morán dijo...

Me hizo pensar en Dr. Jekyll y Mr. Hyde...
Un abrazo

Enmascarado dijo...

Cuidado con el Gran Hermano Ely, cualquier día te preguntan por el progrma de tele5 y te vas a ver en un aprieto.
Has logrado buena dosis te tensión, espero que más que asustar, anime a la gente a ser observadores nocturnos.

Besitos

Cari Jiménez dijo...

... aunque sea a solas con una misma... dí que sí señora!! Al próximo paseo me voy contigo... Bss

Carmen dijo...

A mí no me gustan los mirones. Prefiero a la gente activa, no a los simples observadores...
Besines,

Gala dijo...

Yo diria, con nocturnidad y alevosía, pero me da que la rebeldía de este señor está más que fundamentada.
El paseante nocturno tiene muy claras las consecuencias, así que mejor dejarle que siga paseando... pero eso de espiar por las ventanas..hmmm no sé , me dejó descolocada.

Besitos mediterráneos.

Yashira dijo...

Al principio me he puesto nerviosa pensando que sucedería algo grave, tanta nocturnidad, pero no, sólo observa y transgrede las reglas como puede, aunque me parece una forma suave de hacerlo, si lo pillan ¿qué le sucederá? uhm eso será en la próxima entrega, jaja.

Me gustó Ely, besos.

Nicolás Jarque dijo...

Ely, me ha parecido entender una crítica social a este mundo en el que domina más la TV y lo que nos venden, que por desgracia la cultura que puede representar los libros. Pero mientras esto funcione así, me temo que seguirá vagando por la oscuridad sin dejarse ver.

Expectante me dejaste.

Bessets.

Ximens dijo...

Me gusta como nos conduces de la mano de un delincuente (esto lo pongo como lector) que se mueve en la oscuridad. Luego vemos/nos vemos en esa familia telefijada. Luego ese giro imprevisto, no se trata de un delincuente típico, pero sí de uno que lo es/será dentro del orden que cada vez nos establecen/dejamos establecer. Me preocupa ese "no encontrar a nadie". En fin, Elysa, otro relato indignado para luchar contra el borreguismo. Me gustó.

Dorothy dijo...

¿No es lo mismo, en realidad, mirar una pantalla que mirar una ventana? Esta presencia de negro es inquietante. Y más inquietante aún pensar que son ejército.

Un besote

Diana de Méridor dijo...

Pero producir qué, en un mundo donde todos pasan el día ante una pantalla? Los únicos que producen han de ser los que trabajan en la tele.

En cualquier caso, yo creo que merece la pena a veces transgredir las normas, como en este caso :)

Buenas noches

Bisous

L.P. dijo...

Ante el toque de queda, a ese personaje solo le queda resistir y ser rebelde a su manera. Mirar sin que lo vean, imaginar vidas ajenas.

Estupendo micro, Ely!!

abrazos a cienes

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Ely, este relato tiene un espíritu profundamente orwelliano, con el componente añadido de estar muy pegado a la realidad de nuestra sociedad. Describes perfectamente cómo nos hemos dejado convertir en un rebaño de borregos, que mira la tv con la esperanza de que se convierta en una caja de pienso.

Has sabido manejar con maestría el péndulo narrativo, a la vez que has acertado con el plano semántico.

Me sumo a las palabras de análisis de nuestro camarero, y comparto con él cada letra de su : Me gustó.

Un beso.

mariajesusparadela dijo...

Es bien triste que solamente piense el observador.
Muy bueno, Ely.

Cabopá dijo...

Lo he leído dos veces,Ely...
He visto errante vagabundear en su paseo nocturno a un emigrante sin papeles, para el la cotidianidad que observa no existe..

Bueno, esto es lo que yo he visto.
Muy bien narrado, conseguido ritmo

Besicos,amiga.

Raúl Alvarez Quiñones dijo...

Vestida de negro para no ser vista mientras ella ve la vida de los demás por las ventanas, que a su vez ven otras vidas que no son las suyas a través de un monitor, o eso es lo que yo he llegado a entender.
Un besazo.

Laura dijo...

Buenísima crítica al dominio de la TV sobre nuestras vidas. En Octubre hará un año que ....la abandoné, casi... por completo. Fue como una cuchillada : ¡sentía que perdía mi vida entre los fotogramas de otros actores!. Cuando apagaba el TV me ponía a leer. Luego estaba cansada.

Paseé por las noches para bajar la basura...y sólo veía las intermitencias de unas luces en la única habitación encendida de los hogares. Reflectaban como anunciando el final de una era.

Tu micro me ha hecho sentirme protagonista, aunque nunca bajaba de negro, aunque me cruzaba con personas que encuentran compañía en sus mascotas. En mi casa se preocuparon y me obligaron a dejar de bajar la basura. ¡Entonces abrí el blog! ¡buen remedio!. Bueno, eso y....los deberes del niño, recoger la cocina, poner la ropa en orden ...¡en fin! ¡ya sabrás de qué hablo!.

BESOs, muchos.

Katy dijo...

Justamente hoy estaba pensando en darme este paseo, eso si acompañada. De oscuro y evitando ser visto me da mala espina este tipo. Puede ser rela o imaginario. El caso es que me han gustado las múltiples posibilidades.
Bss

Sandra Montelpare dijo...

Excelente, Ely! Me hizo acordar a Farenheit cuando Clarisse le dice a Montag que no mira televisión mural porque así tiene tiempo para pensar...
Siempre estaremos vagabundeando para no someternos a los influjos de la caja boba.
Abrazos van

Karras dijo...

ES que lo peor que te puede pasar en esta vida Ely es que seas un ser pensante y te des cuenta de que intentan reglamentarlo todo. Se sufre mucho pero se prefiere sin duda. Que talento el tuyo para contarnoslo Ely. Mil besotes.

Luisa Hurtado González dijo...

Es buenísimo y pone el dedo en una llaga muy muy grande. Cuanta razón. Y que buenos paseos los que cuentas, para el alma.
Un beso, gracias por el texto, me ha encantado por su "lucidez" (puede quedar pedante pero sinceramente creo que es la palabra adecuada)

MJ dijo...

Un relato que nos echa de nuevo en cara la pasividad, la falta de reacción ante las caprichosos y castradores dictados del gobierno.
Un gran aplauso, Elysa.

Y un beso.

CDG dijo...

Cuando leo este relato, anochece en mi ciudad, pero de repente es noche cerrada. Creo que todos, alguna vez, nos ponemos ropa oscura y nos perdemos para encontrarnos en otros.
Ningún paseo es inocente.
Muy bueno, una vez más.
Un beso.

Raúl dijo...

Hay un punto social y otro enigmático que me gustan.

TORO SALVAJE dijo...

Uno que está al otro lado de lo socialmente aceptado.
Me cae bien.
Mejor que los de dentro de las casas.

Besos.

Petra Acero dijo...

Un mirón. Un personaje solitario que se siente "libre" por transgredir las normas sociales de privacidad.
A mí me ha caído bien.

Un beso, Ely

mientrasleo dijo...

Todos tenemos algo de voyeur... me recordó un sereno
Besos

Miguel Ángel Page dijo...

Me ha gustado muchísimo. Terminé de leerlo y he pensado, ¿pero qué narices estamos haciendo?
Ejecutado con bella factura.
Un saludo

Sue dijo...

El observador observado.

Hay que tomar partido.Ya va siendo hora.

Besos.

Miguel Urda Ruiz dijo...

Qué triste es ver a las personas que les hiptoniza la televisión.
Micro con cierta carga de critica social y a la vez ese genero negro que solo tú, Ely, sabes manejar -y que por cierto,sabes que envidio mucho, mucho-

Cómo siempre BESOS GIGANTES

Alma dijo...

En mi casa daremos más pena aún, mi santo en su pc, yo en el mío y los niños con la consola :D

Eso sí, cenamos todos juntos, comida de verdad que preparo yo y todas las comidas se hacen en la cocina donde no hay tele, ni se puede coger el teléfono...


Espero que si nos mira tu paseante nos encuentre comiendo...

Un abrazo, guapa

Towanda dijo...

Hola Ely.
No sé qué situación me parece más siniestra, si la del paseante oscuro o la de las familias inducidas a una rutina tan negra.
Me ha gustado muchísimo tu historia y me deja pensando.

Un beso muy grande.

Puri dijo...

La televisión se lleva la media vida de la mayor parte de la gente. yo prefiero leer o pasear como tu protagonista
Besos