Seguidores

martes, 10 de julio de 2012

Hay algo





Hay algo en la oscuridad y se mueve. Lo sé, igual que conozco el motivo por el que estoy aquí. Mi espíritu ha quedado varado en este lugar deshabitado, lleno de sufrimiento y dolor.
Buscaba la nada, hundirme en el no ser, creí que el término de la vida era el fin de todo, no tenía previsto existir anclada en este lugar donde solo habitan los susurros y los fantasmas de todos los que antes fueron.
No puedo verlos pero los oigo, soy incapaz de atraparlos pero los siento pasar a mi lado, me recuerdan que están cerca, que me impedirán encontrar la salida. Me susurran que esto es el precio que hay que pagar por la decisión que tomé.
Hay algo en la oscuridad y se mueve, ya está cerca y no hay nada que yo pueda hacer.

41 comentarios:

Sara Lew dijo...

¿Un castigo a las malas decisiones? Ese es el infierno, tal vez. El no poder avanzar.
Inquietante y aterrador este cuento, Elysa. Muy bien creada esa atmósfera.
Besos.

Paloma Hidalgo dijo...

Trasmite inquietud, desasosiego. ¿Un sentimiento de culpa? Muy convincente.

Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Adiós Elysa, Adiós...
Que te vaya bien en el otro mundo.


:P

Besos.

Karras dijo...

La oscuridad y su habitante pueden avanzar pensando en la facilidad de una derrota anticipada. Pero la decisión ha sido firme equivocada o no y se afrontará con la cabeza alta, con valentía. Nunca hay que salir derrotado antes de tiempo. Un besote el cuento es envolvente y muy atractivo.

Patricia Nasello dijo...

Inquietante y opresivo micro. Transmitís muy bien ese "callejón sin salida" en el que quedó el personaje. Quizá la tortura sea esa: esperar que irrumpa el terror, esperar.

Besos, Ely

Petra Acero dijo...

Qué angustia!!
Menos mal que no me imagino así el DESPUÉS, el mío, no.

Un beso, inquietante Ely.

mientrasleo dijo...

Micro sobre angustia? al menos eso sentí
Besos

mariajesusparadela dijo...

Ninguna decisión tomada merece eso.

Sue dijo...

Siempre me acojonas Ely.

Nicolás Jarque dijo...

Elysa, este relato es muy inquietante pues desconozco por qué este ente o persona está recluida. No me gustaría padecer su mismo destino, pues se nota que no está precisamente disfrutando.

Me gustó como lo planteaste.

Bessets.

Mei Morán dijo...

Me recuerda las películas de David Lynch con sus pasillos angustiosos.
Abrazos

Laura dijo...

Angustioso microrrelato que me ha dejado anclada o varada en la oscuridad de tus frases.

El sentimiento del protagonista es de desesperación, puede que por algo que hizo y haya de pagar... ¿crees que si haces algo malo acabas de esa forma? ...no sé, me has dado que pensar en cosas que hace tiempo que no pensaba.

Un abrazo Ely, buen micro.

Pablo Vázquez Pérez dijo...

A mí me ha dado más miedo y desasosiego, pero vuelves a conseguir quebrar lo que se espera leer y sorprender con el micro.
Un abrazo.

Gala dijo...

Madre mia que inquietante el relato.
Pensaba que los que se quedaban era porque tenían cosas pendientes que hacer, o al menos eso es lo que vende el cine, pero por una mala decisión? ufff, en ese caso estamos todos rodeados, no me cabe ninguna duda.

Genial tu relato.

Besitos mediterráneos.

Cabopá dijo...

¡Uff! Terrible,pero muy bien relatado, con las palabras precisas has logrado ponernos en guardia a todos...

Besicos salados,amiga.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Un micro estremecedor, Ely, que genera un desasosiego que persiste después de finalizada la lectura.

Excelente respiración narrativa la de este texto y una selección formidable del plano semántico del relato.

En tres palabras, un trabajo formidable.

Un abrazo,

Manuel Rebollar Barro dijo...

Elysa, siempre hay algo que nos incomoda, es la naturaleza humana, parece que jamás alcanzaremos la paz en busca de ese algo...

Besotes tenebrosos

Ana dijo...

Terrible, Elysa. Pude sentir esa opresión del protagonista, desesperante. Por qué sería el suicidio su única salida? Ahora, está atrapada en ella.

Un beso!!

Sandra Montelpare dijo...

Es estremecedora la idea de terminar anclada y convertida en un espíritu y ese algo que no se dice pero que intuyo inquietante. Muy bien contado, Elysa! Abrazos

Susana Camps dijo...

Un relato monumental, con una atmósfera muy bien creada. Ese desamparo de quien buscó una salida y no la encuentra, y por el contrario da con algo parecido a una eternidad de dolor, causa una sensación pavorosa. Pero lo que realmente aplaca es la última frase (yo creo que demasiado, ¿qué más puede merecer un alma en pena?).
Impresionante bajada a los infiernos... espero que sólo literarios.
Abrazos

Fran Rubio dijo...

¿Eso es el limbo? ¿Tan desolador, inquietante? Yo no quiero ir.
Tendré que tener cuidadito con las decisiones que tome... creo que me voy ahora mismo a hacer las paces con mi karma.
Escalofríos, Elysa.
Un beso

Dorothy dijo...

Tremendo. A la angustia de la situación se suma la angustia por pensar que es consecuencia de una decisión. Qué desasosegante.

Un beso

CDG dijo...

Yo no creo en espíritus, pero leí el que nos cuentas con mucha atención.
Un espíritu varado tiene que ser como un niño castigado, mirando por la ventana como el verano avanza.
Vaya decisión tomaría, vaya fuerza tendrán los fantasmas pasados...
Un beso, Elysa.

Carmen dijo...

Que desasosegante el texto de hoy, Elysa! Y esa fotico...

Carmen dijo...

Perdona la ausencia de la tilde, el teclado va como va...
Besos,

maria oliver dijo...

no me gusta nada la oscuridad, pero nada de nada y por que me da vergüenza que si no a mi edad seguiría durmiendo con una lucecita abierta!!!!!... como empiece a pensar que encima cabe la posibilidad de que merodeen espíritus atrapados NO PEGO OJO EN 20 SIGLOS!!!!!

un besito enorme!!!!!! felices vacaciones!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
(sin fantasmas... de nungún tipo!! jajajajajaja)

Ximens dijo...

Este relato es angustioso. Deja malas vibraciones. Frustra, como al protagonista. Debe ser horrible el suicidio como método de huida para que luego, no siendo creyente, te encuentres que "los susurros y los fantasmas" te persigan. Felicidades por mostrarnos otras vertientes de tus escritos, lo cual que confirman como una gran creadora.

Laira dijo...

¡No!, siempre se podrá hacer algo...¡¡¡corre!!!!! que mal cuerpo se queda después de leerte.

Monica dijo...

Tremendo Elysa, desespera, espantoso. Te felicito por tu talento para transmitir una atmósfera.¿Será el infierno lo que nos quisiste presentar? Es que debe ser algo así, mucho peor que el fuego, seguro, ¿no?
Creo que, para paliar la sensación, deberías escribir otro más, uno que presente la sensación del cielo. ¿Vale?

Graciela dijo...

no sabemos lo que pensó un suicida antes de terminar con su vida.Esta podría ser una posibilidad..Ely

Graciela dijo...

Nadie sabe lo que pensó un asuicida antes de morir..esta es una posibilidad muy bien planteada Ely

Diana de Méridor dijo...

No debió hacerlo. No a menos que estuviera segura de que otros mundos serían mejor que este. Claro que, dadas las circunstancias, es fácil acabar creyendo que necesariamente ha de ser así.

Buenas noches, madame

Bisous

Rosa dijo...

Inquietante relato Ely. Dejas al lector en la duda y la imaginación se dispara.

Besos desde el aire

Odys 2.0 dijo...

A veces los fantasmas solo quieren charlar y jugar al Parchís. La eternidad es un coñazo. Por eso les oirás decir aquello de !no vayas hacia la luz, Carol Ann, quédate con nosotros!

Laura Uve dijo...

Ayyy Ely, que miedo!!

En pocas líneas has logrado erizarme la piel...

Besos!!

Zamarat dijo...

¡Qué inquietante!
Abrazo!

Lola Sanabria dijo...

¡Qué haría para estar así, vagando como alma en pena! Espeluznante.

Abrazos del más acá.

ESPERANZA dijo...

¡Que claustrofobia! Ese callejón sin salida es espeluznante. A veces un paso hacia adelante para dejar la vida que no te gusta se convierte en cien pasos hacia atrás.

Has creado con gran maestría esa atmósfera irrespirable.

Un abrazo,

Lucas Fulgi dijo...

Qué fea eternidad.

Arte Pun dijo...

Un castigo eterno debe ser por un acto muy perverso, no me lo imagino. Espero que encuentre la salida, sin prisas.

Gracias Ely por el relato. Un beso

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

¿Ni silbar? Pues espero que tengas puestas las zapatillas de correr porque me ha dado miedo así, sin venir al caso... ¿o no? je ,je... Muy bueno como siempre, amiga. Bss