Seguidores

martes, 3 de julio de 2012

Ser viento

Imagen del blog: Esta noche te cuento



Una noche el viento entró en su habitación, se introdujo en su sueño y la invitó a vivir una aventura.
Fue muy atemorizador notar como su ser abandonaba aquel cuerpo que durante tanto tiempo la había albergado. Lo contempló unos segundos a la clara luz de la luna pero el ansia de partir la hizo volar.
Su siguiente parada fue dentro de un caracol, aprendió lo enorme y terrorífica que una hoja puede llegar a ser, durante horas estuvo paralizada decidiendo que camino tomar si derecha o a izquierda, se aburrió.
La ventolera vino a rescatarla, ¡vamos, vamos! le dijo, sal de ahí. Sin dificultad saltó hacia un rebeco, fue como una borrachera,  todos los olores del bosque la asaltaron, su vista alcanzaba distancias tan extraordinarias que parecía llegar hasta el otro lado del mundo y su oído… descubrió como suenan los arroyos al bajar entre las rocas, como baila la hierba bajo la alegría del aire, y como susurran las flores al compás de ese baile.
Fue su último salto, no volvería a casa, el viaje la había cambiado, desde entonces vive feliz y completa entre los pliegues del viento.


Con este micro he participado en la convocatoria del blog: Esta noche te cuento del mes de Junio, el tema era: Cambió como el viento. 
 
Podéis leer todos los micros que han participado pinchando aquí.

36 comentarios:

Yashira dijo...

Preciosa tu historia del viento, muy bonita, y transforma en fiesta el abandono del cuerpo, muy original.

Besos Elysa,

Patricia Nasello dijo...

Por allá te dejé, hace unos días, mi comentario, Ely.
Una delicia esta que has escrito.

Besos!

AGUS dijo...

Me gusto lo de los "plieges del viento", parece un buen lugar donde permanecer.

Abrazos.

La Abela dijo...

preciosa historia, el final pura poesia...

Susana Camps dijo...

Realmente nos llevas contigo en este relato, Ely. Ha sido un placer recorrer caracoles y hojas. Yo también me quedaría entre esos pliegues inquietos.
Abrazos

Karras dijo...

Sería maravilloso que al abandonar nuestro cuerpo este viento viniese a recorgernos y enseñarnos la eternidad. Mil besos Ely y mil enhorabuenas por el relato.

Laura dijo...

Me parece que te dejé un comentario en ENTC, pero luego voy y lo miro porque lo que sí sé es que ya lo había leído y me encantó la idea y las sensaciones que transmites con el abandono de lo tangible, el cuerpo.

Un beso admirado, Ely.

Ximens dijo...

Cuando se duerme siempre hay que dejar abierta esa ventana de sueño. Es la mejor manera de morir. Visual ese desprenderse del cuerpo. La escala por el caracol me gusta pues es una forma de indicarnos lo relativo que es apegarse a los objetos (la casa) y lo cansino de la política. En fin, un transitar por el cosmos que es lo que nos espera a todos. Final feliz, que para los creyentes será contemplar a dios y para los demás cabalgar entre los pliegues del viento. Lo que más me mola, que te has salido un poco de tu registro. Besos, y que te ganes ese par de días de vacaciones.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Querida amiga, he ido a verte arrastrada por el viento... y me he quedado allí un ratito, bueno, buscando al señor gordo con alas pequeñitas que te abandonó en la entrada anterior... y no le he visto, seguro que anda por el gimnasio... je, je... Bss

Humberto Dib dijo...

Por cuántos lados la ha llevado ese viento, sin embargo sentí que el final era lúgubre.
Un beso Elysa, aunque no venga tan seguido como tú lo mereces, eres una de las personas importantes en este universo bloguero.
HD

Cabopá dijo...

"como baila la hierba bajo la alegría del aire, y como susurran las flores al compás de ese baile."

Este párrafo es sensacional, además de visual y bien contado.
Eres buena,Ely no sólo con los diálogos si no con los sueños entre los "pliegues del viento"

Me ha gustado muchísimoooooooo
Besicos

Carmen dijo...

Y una se deja llevar también con el viento como la protagonista de tu bonita historia.
Besos,

Gala dijo...

Genial participación.
A veces solo necesitamos abandonar un poco lo que tenemos , la cotidianidad a la que estamos tan acostumbrados para darnos cuenta que en las pequeñas cosas también hay magia.
Un simple detalle nos sirve para ver la vida de otro modo.

Besitos mediterráneos.

TORO SALVAJE dijo...

Yo no sólo viviría entre los pliegues del viento, yo querría ser el viento.

Buen micro.

Besos.

Zamarat dijo...

Pues has elegido una muy buena forma de participar!! Qué bonito, dejarse llevar por viento y alcanzar la felicidad.
Abrazo!

Dorothy dijo...

Me encanta la última frase...
Un besazo

Rosa dijo...

Genial!!! Mecerse con el viento y soñar.

Besos desde el aire

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Me ha encantado esta historia, Elysa... Es la mejor forma de vivir, entre los pliegues del viento :)

Un fuerte abrazo.

Arte Pun dijo...

Hola Elysa, una historia muy bien trabada, diríase que cambió como el viento. Me ha chocado un poco el que acabe viviendo feliz y "completa". Que tengas mucha suerte y te ganes ese viaje donde te lleve el viento que supongo será el premio.

Besos

CDG dijo...

Cuánto poder tiene ese viento. Me gustó que se lea así, como el mismo viento, en un vaivén de frases que tejen la historia.
Un beso.

Laura Uve dijo...

¿Tendré sitio en el rebeco? Quiero degustar esos olores del bosque, escuchar el arrullo del agua y el baile de la hierba, oler el susurro de las flores...

Me ha asombrado lo del caracol.

Me quedo en los pliegues del viento.

Precioso Elysa!!

Besitos!!

Citizen_0 dijo...

Quién pudiera vivir en esos pliegues, yo daría lo que fuera por hacerlo.

Muy bien por tí, que sabes cómo funciona el viento y los sueños.

Un abrazo.

MJ dijo...

Buen lugar para vivir como un nómada allá donde el viento te lleve.
Precioso micro, Elysa.

Un beso.

mariajesusparadela dijo...

Ahora tiene sentido aquello de la ópera "la donna é móbile"...

Isabel Barceló Chico dijo...

Delicio viaje, evelyn. Y el final no me extraña: quien conoce la libertad de volar no quiere volver a sujetarse a un cuerpo. Un abrazo muy fuerte.

Nicolás Jarque dijo...

Ely, primero que nada felicidades por participar en este concurso que tan buenos escritores recoge, tú no podías faltar. Luego extiendo mis felicitaciones por haber escrito este micro de reencarnaciones donde el viento hace de Buda con gran facilidad. Me ha gustado ese detalle y me ha parecido muy original.

Mucha suerte para el concurso y no cambies que eres fantástica.

Muchas gracias por ser como eres.

Bessets.

Katy dijo...

Original como siempre. ¡ Que ilusión vivir en los pliegues del viento, una temporadita!
Menuda aventura.
Bss

Miguelángel Flores dijo...

Ya te dejé allí el comentario. Sigo diciendo de lo reivindicativo de tus micros, Ely. Felicidades.

Un abrazo.

Enmascarado dijo...

Genial Ely, deja esa sensación de total libertad para viajar por lo fantástico e insospechado.
Bonito micro.

Besitos

Towanda dijo...

Viviendo entre los pliegues del viento, ¡qué idea tan extraordinaria!
Todo el día viajando de acá para allá.
Me encantó y seguro que eres la ganadora.
Besos, guapa.

L.P. dijo...

Ely, un micro precioso, lleno de imágenes y sensaciones, tal vez es toda una metáfora.

Muchísimos abrazos!!

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Gran relato, Ely; con un final que en sí mismo es pura poesía!

Me gusta la idea de desprendimiento que contiene y esa sensación de libertad pura que me queda al acabar su lectura.

Bicos.

La Dame Masquée dijo...

Madame, se ha metido usted de lleno en el viento para absorber su naturaleza y convertirla en palabras. Nos hemos sentido ligeros como una pluma :)

Feliz semana

Bisous

Pablo Vázquez Pérez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Vázquez Pérez dijo...

Bonito de verdad Ely.
Me gusta muchísimo las vueltas que le das a la historia en un espacio tan corto. Parece un relato sobre la reencarnación y lo hace con gracia y mucha sabiduría. Te felicita un aprendiz

Amapola Azzul dijo...

Me ha encantado.

Muy bueno.

Besos.