Seguidores

jueves, 16 de mayo de 2013

Daños colaterales







Mi amiga Sonia y yo estamos muy ocupadas, no solo tenemos que estar atentas a las clases, además tenemos que vigilar a la Jenifer. Hemos trazado un plan para  conseguir nuestro propósito. Siempre alguna de nosotras está cerca de ella, en el recreo cuando nadie nos ve le quitamos el bocadillo, aunque tengamos que darle fuerte en las manos. Por las tardes nos ofrecemos para ir a su casa y hacer los deberes con ella, de esa manera la tenemos controlada. Su madre no sospecha nada y encima está muy contenta  porque su hija lleva amiguitas a casa. Cuando nos trae la merienda, esperamos hasta que se marcha y nos la zampamos entre Sonia y yo. Jenifer nos odia, lo sé, pero me da igual. Está cada vez más delgada, pero no vamos a parar hasta que tenga menos culo. Sonia dice que está cansada, yo la animo diciéndole que ya queda poco, dentro de nada lo conseguiremos y nos sentaremos cómodamente en el colegio.
No se nos ocurre otra manera, cada vez somos más alumnos por aula y no hay dinero para comprar mobiliario. Compartir mesa y la misma silla con un culo tan gordo como el de la Jeni, es un suplicio.


Con este micro participo en la Primavera de Microrrelatos Indignados 2013. Si queréis conocer más micros indignados seguir este enlace pinchando aquí.

30 comentarios:

joseluis dijo...

Nada como estilizar a los amculosos ¿adónde llegaremos?

Me gusta la ironía que se destila en estas comañeritas de clase :-)

Yashira dijo...

Desde luego las niñas lo tienen claro, pero me parece que la solución debería venir de otro lado.

Muy buena aportación Ely, como siempre.

Fuerte abrazo.

Daviblio dijo...

¡Sigues en forma escritora transgresora!

¿A la J-ELy le han comido también el correo? :(

Besos.

MariCari, la Jardinera fiel dijo...

Ja, ja.... la alegría de tus entradas me hace sentarme de culo y reír a carcajadas... ¡qué bueno! bss

mpmoreno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mpmoreno dijo...

Ironía y fino humor. Se agradece.

Pablo Vazquez Perez dijo...

Grande Ely, porque además (y por desgracia) toca el tema de la anorexia de una forma "colateral" pero que conste que a intención y mensaje del micro se pilla tal cual lo has escrito. Muy bueno.

Diana de Méridor dijo...

Jijiji, madame, acabarán por cobrar impuestos por tener el culo gordo, a tanto por centímetro extra. Esto es terrible.

Feliz día

Bisous

Cabopá dijo...

Una magnifica forma de relatar, tu ironía querida amiga, llega. No hay nada que imaginar, la realidad de los "culos" no es otra que recortarla sea como sea como las argucias que usan estas adolescentes...

Besicos, amiga desde mi alambrada.
Mucho tiempo sin verte y o leerte.

L.P. dijo...

Genial Ely como reflejas la ceguera de algunas madres frente a algunas "amiguitas" que no lo son aunque lo parezcan. Estupenda la ironía y la frescura con la relatas el micro.

Abrazos gigantes

Nicolás Jarque dijo...

Ely, humor negro para criticar estos recortes que siempre afectan a los mismos. Ellos apenas se quitaran dietas, asesores y demás. ¿Para qué? Si ya estamos nosotros.


Bessets.

Sara Lew dijo...

Eres tremenda, Elysa.
Alguna vez oí que una aerolínea de no sé qué país cobraba a los viajeros por peso (no de equipaje, precisamente).
Parece que todo va de restar, de recortar, de quitar... ¿desapareceremos?
Besos.

Rosa dijo...

Jjajajajjajajajajjajaj revolcada por los suelos, que lo sepas. Qué buena eres Ely, eres tan puñetera como uno que llaman Ximens...

Besos desde el aire

Adivín Serafín dijo...

Hola preciosa, vaya como viene la vida que nos toca soportar. Algún día lograremos nuestros objativos, aunque sea marchando para el otro barrio.

Petra Acero dijo...

Una estratagema infantil que seguro benefica a ambas partes... aunque pobre Jeni (vaya forma radical de adelgazar).
Tanto recorte, tanto recorte... hasta los pequeños tienen que buscarse la vida.
Ironía y humor indignados.

Un besooo, Ely.
Amparo

Miguel Ángel Page dijo...

Este final sí que no me lo esperaba. Indignado, originalísimo, provocador, tierno, cruel, justo, injusto.
Felicidades.

Elena Casero en Veges tú dijo...

Bueno, pues me ha recordado mis tiempos de colegio. Todas no cabíamos en los bancos corridos.

Un beso Ely, me ha encantado

CDG dijo...

Veo que casi todos los que leo participáis en Los Relatos Indignados.
Me gustó éste, como casi todos los tuyos.
Un beso.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Humor,ironía y la típica cu¡rueldad de los niños, para llevarnos a enormes críticas. Padres ciegos, recortes y mucha cruedad en este mundo. Muy bueno tu indignado.
Besicos muchos.

Zamarat dijo...

Una magnífica forma de indignarse frente a los recortes en educación.
Abrazo!

Luisa Hurtado González dijo...

Como casi siempre, contigo, sorpresa final. No acababa de ver la relación, no acababa... hasta que acabé de leer.
Qué chica más lista eres, y qué bien pico yo; tan contenta que me quedo.

Besotes

Ana dijo...

Yo tampoco veía la relación Ely, me gustó el final sorpresa.
Un beso

Isabel Barceló Chico dijo...

Genial, ely. Me ha encantado de inicio a fin. Eres una maestra en los microrrelatos. Besazos.

virgi dijo...

Bueno,pero bueno de verdad.
A lo que vamos llegando, eh? no queda lejos esto y otras muchas cosas peores, la supervivencia es dura.
Un abrazo, me encantó, que lo sepas.

Laura dijo...

Llego tarde, muy tarde, porque aquel jueves estaba recortando una casita y una escalera. Pero no puedo dejar pasar la ocasión de venir a saludarte y decirte que este micro es de lo más original y refleja perfectamente la situación de saturación que sufren los colegios con una educación tan recortada y venida a menos. Se volverá a los cuarenta y cinco alumnos por aula y entonces echarán de menos aquellos tiempos en los que los grupos de trabajo eran de tres, y no de trece.

Metáfora de la anorexia como el adelgazamiento de nuestra estructura educativa. Muy bueno.

Un besote Ely, y un placer el conocerte.

mientrasleo dijo...

¿Cuántas veces se repetirá esa escena?
Buenísimo tu micro
Besos

Sue dijo...

Demoledor.


Un beso.

Carmen Forján dijo...

Pero, a ese paso, las que engordarán serán ellas y estaremos en las mismas, jeje.
Besos,

Ximens dijo...

Pensé desde el principio que era el hambre, pero veo que no, que son los 3x2. Recuerdo aquella época, me tocó vivirla. Claro que en invierno nos dábamos calor. Es curioso, es como si estuviéramos leyendo la historia hacia atrás. Elysa, le das un tono simpático a tu crítica.

Citizen_0 dijo...

¿Extrema realidad futura? no se qué decirte, no me sorprendería alguna cosa parecida en esta línea. Adivinar el futuro también es un don, como el de escribir y enseñar al mismo tiempo ;). Muy bien.